rusia

Rumbo al Mundial Rusia 2018. #50GrandesMomentos: 01 – El origen de todo

│Por Pablo Lisotto

En 1928, durante los Juegos Olímpicos de Amsterdam, la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) concretó un viejo sueño: organizar un torneo profesional entre las federaciones afiliadas.

La propuesta fue aprobada por mayoría (25 a 5) y sólo faltaba definir la sede del primer Mundial. Se postularon Uruguay, Italia, Hungría, Holanda, España y Suecia. El francés Jules Rimet, el presidente de la FIFA de entonces, inclinó la balanza en favor del país sudamericano, en parte porque en 1930 Uruguay celebraba los 100 años de Independencia, y como reconocimiento al bicampeonato olímpico obtenido en los Juegos de París 1924 y de Amsterdam 1928.

La designación del país oriental causó malestar en el viejo continente, y varios países boicotearon el torneo, negándose a viajar a América, argumentando que el viaje era costoso y la Europa de posguerra no podía permitirse esos lujos. Pero todo era una excusa, porque ni siquiera aceptaron formar parte cuando los uruguayos se ofrecieron a pagar las travesías.

Apenas 13 selecciones formaron parte entonces del primer Mundial de la historia: Argentina, Brasil, Chile, México, Rumania, Bélgica, Estados Unidos, Paraguay, Bolivia, Francia, Perú, Yugoslavia y, por supuesto, Uruguay.

rusia 2Pese al desprecio de algunos países europeos, el torneo fue todo un éxito. Además, es el único que se disputó en una sola ciudad: Montevideo. Uruguay debió construir en tiempo récord el estadio principal, llamado Centenario y modernísimo para la época. Pero como las obras no llegaron a terminarse a tiempo, los primeros encuentros se disputaron en la localidad de Pocitos.

Allí fue donde el 13 de julio de 1930, el delantero francés Lucien Laurentse metió para siempre en la historia del incipiente torneo, al convertir nada menos que el primer gol de todos los tiempos. Fue a los 19 minutos del partido que los galos le ganaron a México por 4 a 1.

Uruguay y la Argentina demostraron con el correr de la competencia su clara superioridad, y no fue sorpresa que arribaran al partido decisivo sin sobresaltos. Inlcuso, ambos golearon 6 a 1 en las semifinales a Yugoslavia y Estados Unidos, respectivamente.

La final se jugó el 30 de julio en el imponente estadio Centenario. Antes del partido, ambos equipos quisieron imponer con qué balón jugar. El árbitro belga Jean Langenus terminó rápido con la discusión y determinó que el primer tiempo se jugase con la pelota “argentina” y el segundo, con la “uruguaya”.
Los locales se pusieron rápido en ventaja con un gol de Dorado a los 12 minutos, pero el conjunto albiceleste remontó el asunto con tantos de Carlos Peucelle y Guillermo Stábile, y así fueron al descanso.

Tapa01 lisotto.qxdEn la etapa final apareció en acción la hoy famosa garra charrúa, y con goles de Pedro Cea, Victoriano
Iriarte y Héctor Castro, Uruguay dio vuelta la historia y ganó el encuentro 4 a 2.

La algarabía de los locales contrastaba con la desilusión de los argentinos, que además del subcampeonato tuvieron al goleador del torneo, gracias a las ocho conquistas de Guillermo Stábile.

La historia recién comenzaba…

*Este texto forma parte del libro 50 Grandes Momentos de los Mundiales, publicado por Ediciones Al Arco en 2014 y repartido por el Ministerio de Educación de la Nación, de manera gratuita, en todas las escuelas públicas de la Argentina. El libro se puede leer en este mismo sitio, o descargar en pdf, Todos los derechos reservados.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *