darin 01

Ricardo Darín: “A los políticos les pediría que no olviden en ningún momento la sensibilidad ciudadana”

│Por Laila Rott

Sin dudas, año tras año el estreno más esperado por el público suele ser aquel en el que participa Ricardo Darín. Después de haber pasado al imaginario popular con Bombita en Relatos Salvajes (2015), el actor se pone en la piel de un presidente argentino en La Cordillera, película dirigida por Santiago Mitre. Acompañado por Dolores FonziGerardo Romano y Erica RivasDarín representa a la máxima autoridad argentina en una cumbre latinoamericana donde las pujas de poder estarán a la orden del día. El director y su elenco hablaron acerca de los desafíos y sus sensaciones ante el inminente estreno.

La Cordillera lidia entre lo público y lo privado. En el contexto de una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, Hernán Blanco (Darín) atraviesa un drama político, marcado por las alianzas con otras potencias y la falta de confianza en su gestión, y un conflicto familiar. Al estar implicado en un caso de corrupción denunciado por su yerno, el presidente pide que su hija Marina (Fonzi) asista a la cumbre para planear una solución. Erica Rivas, su fiel secretaria, y Gerardo Romano, su jefe de gabinete, completan este equipo político.

“Lo que más me atrajo de la historia fue la fusión que se produce justamente entre lo público y lo privado, ese es el dilema del personaje, cómo lidiar con ambas cosas y cómo tratar de salir de la forma más beneficiosa posible”, aclaró Ricardo Darín. Es que en el medio de los tejes del poder y las alianzas, el conflicto personal se mete como un elemento secundario que poco a poco va cobrando protagonismo. Al respecto, Santiago Mitre contó que cuando empezó a desarrollar la idea de representar una cumbre de presidentes, “apareció el vínculo con la hija como un elemento que corre a la película de ese realismo y la coloca en un territorio mucho más inquietante, usando elementos casi del género de terror”.

Debido a sus características, la película contó con un gran desarrollo previo lo cual hizo que sus similitudes con algún contexto histórico actual fueran una mera coincidencia. “Desde que surgió la idea hasta que me junté con la producción pasaron unos dos años y a partir de ahí, tuvimos un año más de preparación de la película, la realidad argentina es tan explosiva que si uno quiere ir detrás de los sucesos políticos siempre vas a quedar viejo”, aseguró Mitre. Siguiendo esta línea, Darín agregó que “a veces, pasa por la yuxtaposición de tiempos y etapas que parece que algo fuera oportunista y diera la sensación de que La Cordillera viene a hablar del contexto actual pero, al final, es una historia de ficción”.

La película pasó por la última edición del Festival de Cannes y fue muy bien recibida por la crítica.

La película pasó por la última edición del Festival de Cannes y fue muy bien recibida por la crítica.

A la hora de representar una cumbre de presidentes latinoamericanos, se requirió de una gran infraestructura. Por un lado, el elenco se completó con actores provenientes de varios países, como la chilena Paulina García, la española Elena Anaya y el estadounidense Christian Slater. Además, implicó el uso de variadas y complicadas locaciones distribuidas entre Buenos Aires, Bariloche, Santiago de Chile y la cordillera de los Andes. Ésta última fue la que más dificultades generó producto de la gran altura. “Es un tema que tenés que tratar con cuidado, pero uno se envalentona y se olvida de que el organismo te está pidiendo una mayor recuperación de oxígeno. En el camino, vimos caer algunos presidentes detrás nuestro que por suerte se recuperaron”, recuerda, entre risas, Ricardo Darín y agregó que “la parte más atractiva del rodaje fue trabajar con colegas latinoamericanos que muestran lo que ocurre en otras idiosincrasias”.

Detrás de esta representación de la política en la pantalla grande, Santiago Mitre encaró un arduo proceso de investigación. El director contó que estudió todo respecto a la organización de las cumbres presidenciales y su protocolo. Incluso, confesó que llegó a entrevistar a un ex presidente argentino pero prefirió no especificar a quién. “Vengo de una familia muy politizada y hay algo de la investigación que me acompañó toda mi vida y a partir de todas estas cosas, inventé lo que me parecía para armar la película”, afirmó.

Marina Blanco, personaje interpretado por Dolores Fonzi, es, quizás, quien viene a romper con toda la aparente calma de la cumbre. Será la encargada de poner en tela de juicio la supuesta honestidad y bondad de su padre, mostrando que todas las personas tienen sus claroscuros y contradicciones. A la hora de componerlo, la actriz consideró que “trabajar con Santiago y Ricardo en los ensayos fue una parte fundamental” y agregó: “Traté de concentrarme en la fragilidad que se impone en esta cumbre de presidentes y tratar de encontrar el estado para cada escena. Fue un trabajo fragmentado que se unió en función de la historia.

Para Gerardo Romano, esta película implicó su vuelta a la Casa Rosada, esta vez como actor. Es que él estuvo un año en ese mismo lugar como policía, custodiando al presidente Illia en 1966. Además, su gran conocimiento respecto a la política lo ayudaron a la hora de componer el personaje. “La primera escena que filmamos fue una conferencia de prensa que daba Gerardo y noté que se movía con una comodidad notable en los ámbitos políticos, como algo que ya traía en el cuerpo”, relató Mitre y Gerardo concluyó que trabajar en una película es esta etapa de su vida es “una caricia al alma”.

Por último, Ricardo Darín aprovechó para pensar acerca de la película y la política actual: “Es reflexiva, tiene una mirada crítica del sistema político y nos permitió tener acceso a la cocina de las cosas, algo a lo que los ciudadanos no estamos acostumbrados. A la hora de aconsejar o pedirle algo a la clase política actual, el actor aseguró que “le propondría toda la transparencia posible, una mirada hacia adentro que los lleve a buscar el gen que los llevó a fijarse en el bien común y a no olvidar en ningún momento la sensibilidad ciudadana”.

La Cordillera fue producida por K&S Films, La Unión de los Ríos, Telefé, Telefónica Studios, Maneki Films, Mod Producciones y contó con el apoyo del INCAA. La película llega a la pantalla grande el 17 de agosto y promete ser uno de los estrenos del año.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *