piazzolla 2

Piazzolla: “La nominación a cuatro premios Gardel me llena de orgullo”

│Por Nico Bonzo

“¿Quieren café?” – nos ofrece Pipi Piazzolla en el living de su casa. Vuelve de la cocina con las infusiones y celebra que ninguno de sus visitantes los condimenta con azúcar. “Ustedes son de los míos” – nos confiesa y nos recibe amablemente como un buen anfitrión. Son las 4 de la tarde y Pipi acaba de despedir a uno de sus tantos alumnos que cada semana pasan por el barrio de Villa Urquiza para irse con un conocimiento que apenas cabe en sus cuadernos. Se sabe que Pipi maneja buena data. Cualquiera que lo siga en su carrera con Escalandrum y proyectos paralelos, o también en sus redes, está al tanto de ello.

Disfruta la docencia y se le nota. Pero también disfruta su instrumento y está más vigente que nunca. El jueves 9 de mayo festeja sus primeros 20 años con Escalandrum; el 10 sale el primer adelanto del tercer disco de su trío; el fin de semana estará en Bariloche tocando junto a la sinfónica de la ciudad y en medio de un tour agitada, volverá a pasar por Buenos Aires para presentar oficialmente Rata, en Thelonious (el 21 de junio).

Sin embargo, sus aventuras no terminan ahí. Acaba de estrenarse Re, un programa de televisión conducido por Bobby Flores, de lunes a viernes a las 23:30 hs. en la TV Pública, que lo tiene como flamante columnista de jazz. El otro costado de Pipi, que viene ejercitando también en radio, el de divulgador musical.

Me imaginaba laburando en TV como lo que me toca hacer en Re. Hablando de lo que me gusta, 3 o 4 minutos y listo. No me imagino siendo el conductor. En esta situación estoy realmente cómodo. En algún momento me imaginaba haciendo esto. Es raro que te llamen para hacer una columnita de jazz en tele, pero justo me llamaron para lo único que hubiese dicho que sí.
Yo con el tema pantallas hice una master class, que son 90 minutos de data, para Youtube, con subtitulo para quién lo quiera ver de afuera. Yo siempre había tenido ganas de hacerlo porque me gusta mucho enseñar. Pero lo de la tele fue una iniciativa de Bobby Flores que confía mucho en mí y le dije que sí porque él me dijo como era la onda y me gustó el proyecto.

piazzolla

A la radio al principio le habías dicho que no…

Ya hacer un programa de 2 horas sin conocer los códigos, me costó un montón. Pero gracias a un alumno que me dijo que en la radio siempre hay buen clima, dije que sí. Pero estuve a punto de bajarme.

Ahora además de las clases particulares retomaste las Master Class. ¿Cómo es el mecanismo de este taller y en qué se diferencia de las otras clases que das?

Cobro la master class de 3 horas lo mismo que cobro una clase mía de una. Por lo general, la doy los sábados para que pueda venir la gente que labura en la semana. Lo que tiene de distinto es que es grupal, yo entrego material escrito, te llevas el libro mío (incluido en el precio) y hablo de un tema específico cada clase. Un día de desplazamientos, polirritmias y métricas irregulares, otro día sólo de improvisación. Es especifico. Generalmente, doy una cada 3 meses, yo creo que en agosto voy a hacer una. Tengo que ver mucho las fechas de Escalandrum porque viene bastante cargada la agenda.

Hablando de eso, están por encarar una gira extensa por el país y se viene el festejo de los 20 años con Escalandrum…

Si, ya arrancamos. Estuvimos en Santa Fé, Casilda, Rafaela, Usuahia. Este finde vamos a Bariloche, el 18 de mayo en San Pablo, en junio hacemos Banfield, Chaco, Corrientes, Misiones, Necoche, vamos a un festival de música clásica muy importante en Posadas…y así van. Aparece uno cada mes.

¿Cómo va a ser la celebración del jueves 9 en el Teatro Opera?

Vamos a hacer un recorrido de los 11 discos. Vamos a tocar los temas que más nos gustan de nuestra historia. Temas del disco Estados Alterados, Misterioso, Visiones, del último (Estudio 2), Elena Roger va a venir a cantar un par de temas y con Javier Malosetti vamos a hacer algunos de Piazzolla Plays Piazzolla.

Lindos invitados…

Sí, y grandes amigos.

¿Qué significa para vos estar una vez más nominados a disco del año en los Premios Gardel?

A 4 Gardel estamos nominados (en Jazz, Ingeniería de sonido, en grabación del año y disco del año). Eso me llena de orgullo porque lograr eso con música propia es múchísimo. Y más con música instrumental, temas de 7 minutos (se ríe).

¿Cómo fue ir a grabar Estudio 2 a los míticos Abbey Road?

Fui con poco expectativa porque ya de grande te pasa que te dicen que un lugar es magnifico y cuando vas es una porquería. Así que traté de no ir fascinado. Y desde que entré hasta que me fui, era lo mejor que me pasó en la vida. Entrás a la sala donde grabaron los Beatles, El Lado Oscuro de la Luna (de Pink Floyd), donde está la consola y el olor es moderno. El olor es importante. A mí una galletita de salvado me lleva a la casa de nonina en Mar del Plata. Pero cuando abrías la compuerta para bajar por la escalerita famosa era olor a mueblería de San Telmo. Y te juro que cuando me fui, miré la sala por última vez (porque quizás nunca vuelva a estar ahí) y tuve que abrir la puerta y oler una vez más. 

¿Y cómo fue la grabación?

Con Facu Rodriguez, que es nuestro técnico, usamos un montón de micrófonos para tomar los ambientes. De hecho el primer tema del disco, que se llama Estudio 2, es solamente como para que escuches el sonido ambiente del estudio y recién después arranca. Estábamos muy preparados, la grabación duró no muchas horas. Al otro día ya habíamos terminado y quedaron un montón de temas más que no están en el disco y pueden llegar a estar en otro, el día de mañana. Pero fue emocionante. El esfuerzo, pagamos entre todos, dormíamos 4 en una habitación de hotel, comíamos en hamburgueserías, todo bien bajo costo pero felices.

Eran los Beatles pero en Hamburgo…

Claro, ese plan (risas)

Con Elena Roger sé que están por encarar algo nuevo, pero venís gambeteando la pregunta ¿Qué nos podés decir de eso?

Va a ser otro artista revisitado, nada más te puedo decir. Empezamos a ensayar el 21 de mayo y calculo que entraremos a grabar en agosto o septiembre.

Por otra parte con el trío también tenés fecha de presentación de nuevo disco: “Rata” ¿Qué nos podemos adelantar de ese material?

En este disco la mayoría de los temas son míos, cosa que en los otros era más parejo. Me gustó mucho cómo quedó. Me parece que, en cuanto al trío, es el mejor disco que hicimos. También lo grabamos en un día, en ION. El sonido está buenísimo. El 10 de mayo (el día de mi cumpleaños) sale el primer single y me encantó como quedó el disco. Suena bastante original.

¿Hay algún cover?

Sí, tenemos una versión de Coltrane, Naima, que me encanta; una versión de Evidence de Thelonious Monk, en 9/8; y también le dediqué dos temas a River. Uno que se llama River Plate y otro que se llama Estadio Monumental. Lo presentamos el 11 de junio en Thelonious.

Zappa decía que hablar sobre música es como patinar sobre arquitectura ¿Cómo se lleva el fútbol a la música?

Yo vivo el fútbol todo el día. Le hice un tema a mi hijo, a mi hija, a mi mujer, a mi viejo, a Armando Manzanero y también le hago a River. Lo que me da la cancha es que es el único lugar donde no pienso en la música. Me desconecto, es una linda terapia. Y a su vez, cuando empecé a ir a la cancha, cuando tenía 13, estaba prohibida la murga en las plazas. Entonces, yo lo vi por primera vez en la cancha y fue una conexión muy grosa con el ritmo y terminé estudiando la bata.

Hablando de tu niñez, tu abuelo te llevaba a ver conciertos cuando eran un niño. ¿Cuál es el más épico al que te llevó?

El más arriba es el concierto del Teatro Colón en el ’83. Que para él era la aceptación de Astor Piazzolla como músico clásico, la primera vez que tocaba con la orquesta del Colón, en su propio país y en una noche que se la daban toda para él. Estuve todo el día con él, corbatita, bien vestido. Y me firmó un programa de mano que decía: “Danielito, mi querido nietito, no te olvides nunca la noche en que tu abuelo triunfó”. Ese fue el concierto más groso. Sobre todo, me hace pensar ¡Qué loco que el tipo, a la noche más importante de su carrrera, llevó a un nene de 11 años que no sabes si va a querer ir al baño o si se va a aburrir! Para un concierto así tenés que tener una concentración, estar tranquilo, pero él me llevó. Quería que esté ahí.

Tu abuelo le cambió el ritmo al tango, vos le sacaste el bandoneón y el violín a su música. La “Real Academia Argentina del Tango” debe decir ¡Cómo nos hacen renegar estos Piazzolla!

Saqué el bandoneón para que no se enoje (risas). No, yo quería mantener Escalandrum. Es un grupo que se lleva muy bien, que trabajamos a la perfección. Cuando armamos Piazzolla llevábamos 11 años y yo quería hacer algo distinto. Quería mostrar otra manera. Fue arriesgado, porque nuestra sociedad es ideal para pegarle al nieto de Piazzolla y decir que ese disco es una desgracia. Pero fue muy bien aceptado, ganó un Gardel de Oro, a la presentación vinieron los músicos de mi abuelo, me felicitaron, me han convocado a tocar con ellos. No hubo ninguna situación desagradable. Seguramente habrá gente a la que no le gusta para nada, pero son gustos; yo lo respeto. No me voy a poner mal porque a alguien no le guste. Está bien hecho, con amor, no es algo que lo puede hacer cualquiera y creo que se valoró mucho eso.

Sé que estaban craneando una versión medio Frankenstein de Adiós Nonino, meter arreglos de todas las versiones en una sola ¿En qué quedó eso?

Eso ya lo tenemos listo. Ya lo hemos tocado, inclusive. Es una idea que tuve yo, se la di a nuestro arreglados, Nicolás Guerschberg, y él al toqué hizo un arreglo que contienen el ‘Adiós, Nonino sinfónico’, ‘el del noneto’, ‘el tradicional’, ‘el del octeto electrónico’, todos en una sola versión. Ya lo hemos estrenado en Usuahia, en el Lollapalooza, también; este jueves lo vamos a tocar en el Opera, el finde en Bariloche (con la sinfónica) y en San Pablo.

¿Cómo vivieron la experiencia Lollapalooza? Si bien ustedes han participado en festivales a lo largo del mundo, en Argentina no es habitual que los organizadores se den esas licencias.

Nos gustó mucho, porque estábamos festejando 20 años. Estaba bueno el motivo. Nos sentimos muy cómodos tocando en festivales y la gente también lo aceptó. A la prensa le gustó mucho que estemos. Nos parece que está bueno descomprimir. Otro sonido, otra cosa. Poder relajar un poco. No quiero decir que el jazz es relajado pero suena distinto.

 

 



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *