palestina

Palestina: el fútbol bajo ocupación militar

│Por Juan Zavala

Viaje al interior de un país que sueña con pelotas de fútbol pero que su realidad es totalmente distinta. El deporte, bombardeos, bloqueos y política.

——————–

La historia de la Selección de Fútbol de Palestina es la de un equipo que ha tirado de dignidad y orgullo frente a miles de inconvenientes. El fútbol en Palestina es más que un deporte, es la forma que han encontrado miles de niños y niñas para evadirse de las bombas. El estado Palestino lleva ocupado militarmente desde principios de siglo y entrenar u organizar competiciones se ha convertido en una tarea titánica. Por si esto fuese poco, cada vez que el equipo necesita reunirse, sus jugadores son retenidos en controles en las fronteras de Gaza y Cisjordania.

Corría 1928 cuando las autoridades del mandato británico reunieron a jugadores judíos, británicos y árabes para componer una primera selección. Los árabes siempre fueron vistos con malos ojos y paulatinamente fueron eliminados de las convocatorias. Tras varios amistosos llegó a participar en los clasificatorios para el mundial de Italia en 1934, competición en la que cayó frente a Egipto con una alineación que tan sólo contaba con un jugador árabe.

Tras continuas incursiones y ataques a los territorios, la Federación Palestina pasó a llamarse Asociación de Fútbol de Israel. Los jugadores árabes se vieron obligados a emigrar y empezar de cero. Lo consiguieron en 1952 con la creación de una nueva federación que no sería admitida por la FIFA hasta 1998. Un año más tarde, la recién creada Selección de Palestina se llevaría la medalla de bronce de los Juegos Panarábicos. Al frente estaba el carismático entrenador Azmi Nassar, que trabajó para que todas las comunidades pudiesen vivir en armonía a través del fútbol.

Siglo XXI: Situación difícil

La situación en Palestina no es la más adecuada para desarrollar una carrera deportiva. Los estadios en Gaza y Cisjordania reciben continuos ataques aéreos y la selección no cuenta con un estadio donde jugar partidos oficiales. Por lo general necesitan desplazarse a territorios ocupados o en los países vecinos de Qatar o Jordania. Su primer partido como local lo jugó en 2008 en el estadio Faysal Al-Husseini, ubicado en un suburbio de Jerusalén. Al encuentro acudió el rey Abdalá II de Jordania, el presidente palestino Mahmud Abbas y el presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Ya en 2011, pudo jugar por primera vez un partido de clasificación para la Copa del Mundo como local. Ganó contra Afganistán pasando a la siguiente ronda, pero en los días previos al siguiente partido varios jugadores fueron retenidos por orden de Israel en las fronteras con Cisjordania y Gaza. Perdieron contra Tailandia días después sin la mitad del equipo.

Superando a Israel en el ránking FIFA

En mayo del 2014 la selección de fútbol de Palestina se proclamó campeona de la Copa Desafío de la AFC, un torneo en el que participan los países árabes emergentes. El combinado Palestino le ganó a Filipinas en la final con un golazo de Ashraf Al Fawaghra que volvió loca a la grada.

Esta victoria permitió al equipo alcanzar su mejor posición en la Clasificación Mundial de la FIFA (puesto 85) superando por primera vez a Israel. Al ganar este torneo, la selección de fútbol de Palestina se aseguró plaza en la Copa Asiática del siguiente año. Su participación en este torneo estaría condicionada por la ofensiva israelí en el verano de 2014, cuando un misil acabaría con la vida de uno de los mejores volantes del equipo, Ahed Zaqout.

Según datos del Ministerio de la Juventud y Deportes de Gaza, treinta y dos atletas fueron asesinados durante aquella ofensiva, más de 30 instalaciones fueron destruidas y la pérdida económica se calculó en torno a los 3 millones de dólares.

Incorporando jugadores de todo el mundo

Muchos de los jugadores que han participado en la selección de fútbol de Palestina son descendientes de palestinos que se vieron obligados a emigrar. La FIFA suavizó sus medidas para permitir a la federación fichar cantera en las comunidades fuera de sus territorios. Principalmente vienen de Chile, donde el fútbol palestino cuenta con una gran red de apoyo, pero también hay americanos, jordanos, egipcios, suecos, alemanes o incluso árabes israelíes, la mayoría nacionalizados.

Selección Femenina

Sí ya es complicado dedicarse al fútbol en Palestina, hacerlo siendo mujer es un desafío aún mayor. Países del entorno como Kuwait o Arabia Saudí ni siquiera permiten un equipo femenino.

Honey Thaljieh es la capitana y fundadora de la primera selección femenina de fútbol del país. Junto con otras chicas de los barrios más masacrados encontraron en este deporte una forma de romper la desesperación. En 2009 jugaron su primer partido como locales con más de 10.000 mujeres apoyando desde las gradas. Empataron a 2 contra Jordania, pero el resultado era lo de menos, aquellas mujeres estaban haciendo historia. Desde 2005 han participado 4 veces en el Campeonato Femenino de la Federación de Fútbol de Asia Occidental y ocupan el puesto 90 en el ranking FIFA.

Los problemas derivados de la ocupación son los mismos que para sus compañeros hombres. Las participantes en el partido contra Tailandia en abril 2017 se conocieron 20 días antes del encuentro. Para las jugadoras gazatíes, viajar al resto de Palestina o al extranjero es imposible debido al férreo bloqueo establecido sobre la Franja de Gaza.

Una vez más el fútbol sirve como cemento, como pieza de unión. Lejos de fichajes millonarios y acuerdos en salas VIP, la selección de fútbol de Palestina es un ejemplo de lucha y dignidad.

Pocas cosas son seguidas con tanta pasión e interés por los palestinos como un partido entre el Barcelona y el Real Madrid. Los enfrentamientos entre el equipo catalán y el conjunto merengue prácticamente paralizan las calles del país. La omnipresencia de Al-Jazira facilita el seguimiento de los encuentros de los clubes, que casi monopolizan la atención de los palestinos hacia el llamado deporte rey. La Asociación Palestina de Futbol (PFA) trabaja para que no sólo Messi y Cristiano Ronaldo sean los ídolos de la población local, sino que también se siga con el máximo interés las gestas del portero Ramzi Saleh o del delantero Eyad Abugharqud.

La APF trabaja para desarrollar el futbol palestino y situarlo en un nivel competitivo. De hecho, el equipo nacional es cada vez mejor y la liga profesional está contribuyendo a aumentar el interés de la población autóctona por el futbol local, según cuenta Mazen Khatib, director técnico de la Federación. Además, esta competencia tiene que servir para subir el nivel de la competición. Una de las formas de hacerlo sería contratando jugadores de otros países, pero Israel no lo permite. Y ésta es sólo una de las trabas con las que topan los dirigentes palestinos en sus proyectos futbolísticos. Y es que las cosas, en un país bajo ocupación militar, siempre son más difíciles.

Trump, Messi e Israel

Recientemente el jefe de la PFA, Jibril Rajoub, fue suspendido por la FIFA de todas las actividades relativas al deporte por un año, bajo cargos de incitar al odio y la violencia antes de un amistoso planeado entre Israel y Argentina.

Rajoub protestó después de que Israel cambió el recinto del amistoso de junio desde Haifa a Jerusalén. Llamó a los palestinos a quemar las camisetas con el nombre de Lionel Messi si la estrella de Argentina aceptaba jugar el partido en la ciudad.

El cambio de ciudad se anunció en un momento especialmente delicado, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, decisión que enfureció a los palestinos que quieren que la parte oriental de la ciudad sea la capital de su futuro Estado.

La FIFA informaba que la declaración de Rajoub “incitó a la hostilidad y a la violencia”. Lo suspendió por 12 meses y le impuso una multa de 20.000 francos suizos (20.000 dólares). Rajoub señaló que tiene prohibido “participar en cualquier partido o competición que tenga lugar durante dicho periodo”. Eso incluye no asistir a encuentros de fútbol en calidad de oficial, ni participar en actividades de medios de comunicación en o cerca de estadios en los días de partidos, agregó.

La PFA dijo en un comunicado en árabe que la sanción era excesiva: “La decisión de la comisión disciplinaria fue más allá de la presunta infracción, impuso el máximo castigo para una acusación que no fue demostrada”.

Finalmente, Argentina decidió suspender el amistoso, que habría sido su última presentación antes del Mundial de Rusia 2018, debido a la creciente presión política.



El artículo Palestina: el fútbol bajo ocupación militar fue publicado originalmente en MaVa
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *