Docentes y universitarios argentinos salen a protestar contra los recortes

La educación pública no se negocia

│Por Guido Antonelli

¿Cuántas veces pensaste qué sería de este país si su educación pública no fuera una de las mejores del continente? Un recorte en el presupuesto impulsado desde el Poder Ejecutivo frena el desarrollo de las universidades públicas nacionales.

——————–

Hace 4 semanas comenzó el paro en distintas universidades públicas a lo largo de todo el país, y, con el paso de los días, ya son 57 las que se adhirieron a esta medida. Los gremios docentes reclaman un aumento salarial del 30%, mientras que desde el Gobierno ofrecen apenas un 15% a pagarse en 4 cuotas.

La CONADU (Confederación Nacional de Docentes Universitarios) argumenta que la oferta del Ministerio se encuentra muy por detrás de la inflación. Federico Montero, secretario de prensa del gremio, manifestó que “los docentes universitarios no están generando un conflicto, sino que se llegó a esta medida por la falta de voluntad por parte del Poder Ejecutivo para revertir la situación.” La CONADU también denuncia que desde abril el Poder Ejecutivo no envía las partidas correspondientes a los establecimientos de altos estudios y que, desde la asunción de Mauricio Macri como Presidente, el recorte presupuestario fue notorio.

Las Universidades Nacionales de Argentina son consideradas como unas de las más avanzadas de Latinoamérica. Reconocidas y destacadas por organismos internacionales como UNICEF y la UNESCO, reciben todos los años estudiantes de distintas naciones del continente que la eligen por su calidad educativa. Además, Argentina es uno de los pocos países del mundo que brinda una educación pública, laica y gratuita de primer nivel, lo que permite el acceso a personas de diversa extracción social.

Distintos funcionarios de este Gobierno se manifestaron en contra de la educación pública, siendo Mauricio Macri y María Eugenia Vidal los de mayor renombre. El Presidente de la Nación desprestigió en marzo del año pasado a la educación pública cuando dijo: “Una terrible inequidad de aquel que puede ir a la escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública”, en una conferencia de prensa. Asimismo, la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires dijo en un almuerzo de un tradicional club porteño: “¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”. Estas declaraciones dejan en claro la postura que tiene este Gobierno en base a la educación estatal.

Una docente, en conversación con MAVA y que pidió que su identidad no sea revelada, argumentó: “Desde que Macri llegó al poder, se está tratando de destruir un modelo educativo que ya estaba estable. Lo que les interesa es que el acceso a la universidad sea solo para gente privilegiada. También quieren, a través de la UniCABA, que todo esté centralizado en Capital Federal. No les importan ni las universidades históricas ni las más recientes, que están al acceso de gente que antes no lo tenía y que ahora puede evitar venir a Buenos Aires a estudiar una carrera universitaria”.

Es necesario explicar que la UniCABA es un proyecto de ley impulsado por el oficialismo para la creación de una universidad de maestros en la Ciudad de Buenos Aires. De esta manera, lo que se quiere hacer es recortar los Institutos de Formación Docente tanto de Capital como de Provincia para que todos los que quieran ser docentes deban ir a estudiar a la gran ciudad. La comunidad educativa de los Institutos rechaza este proyecto, argumentando que la UniCABA sería un paso más hacia la privatización de la educación pública.

La docente mencionada anteriormente concluyó: “Las que más sufren el recorte son la Facultad de Ciencias Sociales y la Facultad de Filosofía y Letras, porque son las que más se interesan en desarrollar el pensamiento crítico, algo que a los gobiernos de derecha no les gusta”.

La Educación pública, laica y gratuita es un Derecho fundamental para el crecimiento de un país. También es indispensable el desarrollo de diversos programas de capacitación e investigación en Ciencia y Tecnología, que fueron ajustados en los últimos dos años. Hay que defender al salario y a las condiciones de trabajo de los docentes, tal como se hizo en la multitudinaria marcha que unió al Congreso con Plaza de Mayo. Hay que defender a las Universidades públicas porque son usinas de pensamiento y acción. Hay que defenderlas porque una ciudadanía mejor educada tendrá más posibilidades de desarrollarse.



El artículo La educación pública no se negocia fue publicado originalmente en MaVa
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *