perro

La Argentina desde la luna

│Por María Bertoni

Verbitsky fue el columnista estrella de Página/12 durante treinta años. Desde el 10 de diciembre, publicará en su propio espacio online.

Verbitsky fue el columnista estrella de Página/12 durante treinta años. Desde el 10 de diciembre, publicará en su propio espacio online.

‘El Cohete a la Luna’ se llama la plataforma digital desde donde Horacio Verbitsky retomará el vínculo con sus lectores. Los tres textos ya publicados en el flamante sitio web complementan las explicaciones sobre la Pausa que el periodista anunció el domingo pasado en Página/12. La aeronave virtual despegará el próximo domingo 10 de diciembre, justo cuando la alianza Cambiemos cumpla dos años de gobierno. Al parecer también viajarán el matemático y divulgador científico Adrián Paenza, el economista e historiador Eduardo Basualdo, la también historiadora Victoria Basualdo, el abogado especializado en derecho a la información Damián Loreti, la abogada Eli Gómez Alcorta, el artista plástico Martín Kovensky, el especialista en derecho financiero Sebastián Soler, la médica (y esposa de Verbitsky) Mónica Müller, un tal Fred Astaire entre otros tripulantes.

El nuevo proyecto del Perro actualiza la lista de emprendimientos online que periodistas argentinos –por ejemplo Eduardo BlausteinJuan SalinasSantiago O’ DonnellGerardo FernándezSergio VilloneClaudio De Luca– montaron para difundir los artículos que no pueden publicar en medios con fines de lucro. La proliferación de estos espacios alimenta la ilusión en torno al surgimiento de una red de información alternativa a aquélla tejida por las corporaciones mediáticas nacionales y extranjeras.

Cuando celebró su décimo aniversario en abril de 2016, Espectadores relacionó este fenómeno vernáculo con la progresiva imposición de una voz oficial dominante, cada vez más intolerante a las intervenciones disruptivas. Para ese entonces el Presidente Mauricio Macri ya había ordenado desguazar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual e iniciar un primer proceso de depuración (en realidad deskirchnerización) de agencias de noticias, radios y canales de televisión estatales.

Con el tiempo, la poda ideológica de los medios públicos se extendió a los medios privados, y además coincidió con la ejecución de recortes amparados en principios económicos (necesidad de disminuir costos y/o de reestructurar para modernizar) y con el desmantelamiento brutal de emprendimientos oportunistas que no resistieron el cambio de gobierno. Entre los periodistas desvinculados, algunos fueron despedidos e indemnizados por ley –o según negociaron con sus empleadores– y otros se acogieron a un plan de retiro voluntario. A la porción peor tratada no sólo la echaron sino que le negaron el derecho a cobrar sueldos adeudados.

A principios de este año, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires y el Foro de Periodismo Argentino informaron, cada uno por su lado, la cantidad de puestos de trabajo que se perdieron en el transcurso de 2016: 1285 según el relevamiento de Sipreba; 1499 según el de Fopea, que además citó el rango de cifras –entre 2500 y 4000– barajadas por distintos gremios del sector.

A fines de 2017 la mira está puesta en los empleados del canal de noticias C5N y Radio 10, cuya situación laboral depende de cómo se resuelva la demanda judicial que la AFIP presentó contra el grupo propietario de esos medios. En el transcurso de esta semana, InfoNews aquí y Minuto Uno aquí se hicieron eco de la angustia ante un litigio con evidentes ribetes políticos.

Dicen que las cosas se ven más nítidas a la distancia (ventaja atribuida a la perspectiva) que de cerca (por el riesgo de que un árbol tape algún bosque). Atentos a esta máxima, algunos argentinos confiamos en que las investigaciones que Verbitsky mande desde la luna nos ayudarán a comprender mejor la actualidad nacional, incluida la expresión local de la crisis general que el periodismo enfrenta en buena parte del mundo.



El artículo La Argentina desde la luna fue publicado originalmente en Espectadores
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *