crivelli

Julio Cesar Crivelli: “Sentí una gran necesidad de tener libertad artística absoluta”

│Por Nico Bonzo

Julio Cesar Crivelli hace tiempo es un nombre propio dentro de la escena independiente, sin embargo, desde 2001 hasta la fecha se mantuvo al frente de Bicicletas, la banda con la que recorrió gran parte de Argentina y con la que llegó conquistar corazones mexicanos. Pero llegó el tiempo en el que empieza a trazar su propio recorrido, esta vez como JC y La Nave Terrenal, un nuevo proyecto con el que acaba de lanzar su primer álbum homónimo. A lo largo de las once canciones que lo componen, este material se despega del sonido que ofrecía con su banda anterior y donde se permite un vuelo distinto al que propusieron con aquel fugaz Ojos de Lobo.

Este viernes 21 de junio a las 22:00, JC va a poner en marcha La Nave Terrenal por primera vez en Strummer Bar (Godoy Cruz 1631) y es por eso que decidimos contactarlo para saber más sobre esta nueva etapa del portador de las voces más identificables de los últimos 15 años de rock nacional.

No es la primera vez que encarás un proyecto por fuera de Bicicletas pero sí tomando la posta como solista ¿Por qué se demoró tanto este proyecto? ¿O por qué ahora sí te propones hacerlo?

Se demoró, justamente, por esos otros proyectos, y por Bicicletas también. Ninguno de los otros proyectos me estaban dejando el tiempo necesario para encarar una carrera solista. Me propuse hacerlo porque ya había comenzado a sentir una gran necesidad de tener libertad artística absoluta.

¿Cómo pensas el formato para llevarlo al vivo?

El formato en vivo es muy dinámico e interesante. Hay shows con toda una banda de ocho personas, otros yo sólo, otros de a dos o tres. Eso lo decido según la capacidad del lugar o el repertorio.

¿En qué quedó aquel proyecto Ojos de Lobo? ¿Tiene algo que ver con esta nueva etapa?

Ojos de Lobo fue un proyecto más centrado en el rock pesado. Se parecía a La Nave Terrenal porque lo grabamos con Emilio Paravisi (Sargento Wacala) en la batería. Se me ocurrió también que ser solista me permite tocar algo de ese disco también, o de cualquier disco o banda en la que haya estado.

Hace poco vi en tus redes que tocaste en la cúpula con Pakidermos pero también me pareció que hay otro violero en la banda. ¿Estuviste trabajando con ellos en el nuevo material?

En Pakidermos no estoy más desde hace un año ya. Sin embargo, nuestra afinidad musical y amistad siguen siendo muy grandes y por eso, cada tanto, nos invitamos a tocar o zapar un poco.

Hace algunos años, cuando con Bicicletas comenzaron a incorporar sonidos latinos dentro de la psicodelia indie, no faltaron quienes lo tomaron con pinzas. Sin embargo, hoy visto hacia atrás, fueron unos de los primeros puentes hacia una música que es mucho más común encontrar ahora. ¿Alguna vez pensaron “nos apuramos en hacer esto” o ahora queda el sabor positivo de haber tomado la decisión acertada?

Yo pienso que el arte es una necesidad para nosotros, y, en ese momento, teníamos la inquietud y las ganas de hacer y de mostrar eso, fuera de lo que se dijo en ese entonces, o de lo que se esté haciendo ahora. Guardárselo hubiese sido reprimir una necesidad, y eso le hace mal a cualquier persona.

Algunas canciones como ‘Louca’ ya las venías tocando hace tiempo. ¿Cómo fue el proceso creativo de este disco? ¿Había canciones cajoneadas que merecían ser editadas y un día te diste cuenta que podían funcionar como disco o canciones como éstas fueron el puntapié inicial para empezar a componer nuevas?

Las canciones de este disco fueron todas cajoneadas, pasadas por alto, o no llegaron a la final de varios discos de Bicicletas. Cuando me senté a escuchar demos viejos me di cuenta que estas once canciones se llevaban particularmente bien entre sí y que me representan a mí en este momento de mi vida, que es un nuevo comienzo.

A grandes rasgos, siento que incluiste varias canciones con pulsos lentos, climas aletargados. ¿Sería lo que más diferencian estas canciones de las de Bicicletas? ¿Canciones menos fiesteras, menos narcóticas? ¿O en qué aspectos crees que se diferencia este proyecto del anterior?

Si, hay varias baladas muy psicodélicas y melancólicas, también hay algo de narco country y mucho folk y blues. Una de las diferencias principales con la música de Bicicletas es el groove también. Acá se puede apreciar un groove más blando y con mucho swing. Otra gran diferencia es que la guitarra eléctrica está en un plano importante en cuanto a la instrumentación y los arreglos del disco.

En cuanto a la producción del disco, ¿cómo lo laburaron? ¿Está auto-producido, fueron a grabarlo a algún estudio en particular?

Esta íntegramente grabado y mezclado en NN, y producido por Francis Stuart Milne, guitarra de los Pels y Nikita Nipone.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *