medios

“Es desafiante hacer un medio autogestionado y transformarlo en un negocio exitoso”

│Por Ramiro Speranza

Para muchos, el presente y futuro del periodismo. En expansión desde hace varios años a raíz de la situación económica, la inestabilidad laboral, la crisis del modelo de negocios tradicional, la pérdida de credibilidad del oficio y el objetivo no solo de contar distintas realidades sino también de abogar por ciertas luchas. Sin embargo, ese crecimiento va de la mano también de una problemática: la falta de capacitación y visibilidad. Pese a que la autogestión, casi en su totalidad ligado a lo digital, es una tendencia en aumento, las escuelas de periodismo todavía no le dan la importancia necesaria, provocando con esto la salida al mercado de profesionales que no están lo suficientemente capacitados como para llevar a cabo proyectos sostenibles en el tiempo y que se conviertan en negocios exitosos.

SembraMedia viene a cubrir esa demanda. Desde su fundación, en 2015, ha mapeado el ecosistema de medios digitales en Latinoamérica, España y el mercado de habla hispana en Estados Unidos, construyendo una comunidad de la que participan actualmente más de 700 publicaciones digitales. ¿El objetivo?: incrementar la diversidad de voces y calidad del contenido en español, ayudando a emprendedores de medios digitales a ser más exitosos y cuyos proyectos sean sostenibles en el tiempo. Además, como si fuera poco, este año inauguraron una Escuela Virtual donde se dictan clases on-demand de capacitación para profesionales en relación a tópicos referidos a la autogestión.

Mijal Iastrebner fue una de las primeras soñadoras que vio en esta idea algo necesario y viable. Co-fundadora y directora de SembraMedia junto a Janine Warner, es además creadora de la materia Periodismo Emprendedor en TEA, una de las escuelas de periodismo más importantes del país, profesora de la Maestría de Periodismo de La Nación y docente de la Universidad Torcuato Di Tella. La periodista analiza la dificultad de generar una base de datos de medios en una Internet en expansión y con un mercado en constante evolución. Además, resalta la igualdad que denotan los medios autogestionados y cómo estos proyectos han logrado que el activismo se expanda, permitiendo estos visibilizar problemáticas y defender luchas sociales.

  • Junto con Janine Warner crearon hace casi tres años SembraMedia y el éxito que ha tenido la plataforma es enorme. ¿Cómo surgió el proyecto?, ¿cómo fueron esas primeras charlas entre ustedes para planificar todo esto?

Yo había hecho una aplicación para una beca del Knight Center. El proyecto que presenté tenía que ver con hacer una plataforma donde el periodista pudiera monetizar su contenido sin intermediarios. Mi preocupación, y todo lo que venía investigando en ese momento tras estar en mi revista, era sobre el futuro de la empleabilidad del periodista. Y con esa pregunta en la cabeza, empecé a hacer networking, seguí a un montón de gente que estaba relacionada con el tema y dí con la clase de Janine. Lo primero que pensé fue: “no puedo creer que esto existe y yo estoy enseñandoló en TEA medio a ojos cerrados”. Lo que a las dos nos pasó al principio era que queríamos enseñarle a Latinoamerica sobre sustentabilidad en medios autogestionados y no había ejemplos en la región. Y eso dio el siguiente paso. Ella tenía una idea pensada sobre una comunidad, pero no estaba definida. Cuando nos juntamos terminamos de formar la idea y, hasta el día de hoy, seguimos viendo por donde puede pasar, porque todo puede cambiar.

  • ¿Qué desafío presenta el crear un directorio de medios, mapear un ecosistema periodístico con ciertas características, en una era digital donde cualquiera puede armar un medio y donde el Internet está en constante expansión?

Nosotros hicimos un directorio vivo, para que se pueda ir adaptando a lo que pasa en el mercado. Trabajamos de una manera bastante veloz, porque entendemos que en tres o cuatro meses cambian las reglas, los algoritmos, las redes sociales y los medios. Y no solo hay cambios en cuanto a lo tecnológico, sino también en el ámbito político. Un ejemplo es lo que pasó en Venezuela que, a raíz de la agudización de la problemática social, se empezaron a crear un montón de sitios independientes, que siguen apareciendo a día de hoy incluso con la situación económica. En cualquier parte del mundo es desafiante hacer un medio autogestionado y transformarlo en un negocio exitoso. Para nosotros es un laburo de coordinación zarpado. Hay un embajador por país recopilando información. Estamos metidos en la comunidad, vamos a conferencias, charlamos con gente de medios. Y encima generamos contenidos para aquellos emprendedores que necesiten apoyo. Cualquier medio se puede postular para ser parte de la base de datos, después se evaluará si cumple con los criterios y requisitos de ingreso.

  • ¿Y cómo fue definir esos criterios a tener en cuenta por un medio a la hora de querer integrar el directorio de SembraMedia?

Fue re difícil pulir los criterios del directorio, es una discusión que sigue hasta el día de hoy. Es algo que revisamos frecuentemente con todos los embajadores. La celeridad del mercado hace que las características que quizás hoy requerimos, mañana sean obsoletas o aparezcan otras. Al principio tuvimos cierta fantasía de poder expresar el poder de transparencia que tiene un medio o no. Y después nos dimos cuenta de que es imposible, no solo porque es una ponderación subjetiva sino porque todos los medios son distintos. Luego tuvimos un dilema con el activismo. Cuando arrancamos en 2015, el activismo era un poco más extraño de ver, sin embargo hoy todos somos activistas de distintas causas, ya sea haciendo un Change.org o realizando un Meetup sobre Feminismo o Aborto Legal. En Argentina y Brasil hoy en día hay un nivel de activismo enorme, a tal punto de que ambos son precursores de cambios en los medios. Economía Feminista es un caso: hace Periodismo de Datos, Visualización, Periodismo Audiovisual e impulsa leyes. En cuanto a los criterios, sigue siendo complicado a día de hoy. El mercado es muy cambiante.

  • Hace poco días, se conmemoró un nuevo 8M, donde las mujeres volvieron a salir a la calle a reclamar contra la violencia machista y los femicidios y a luchar por la reivindicación de sus derechos. ¿Que tan importante han sido los medios autogestionados en la generación de canales de proyectos de empoderamiento feminista y debate crítico?

Lo que nosotros vemos es que los medios nativos digitales están casi en un ámbito de igualdad de liderato entre hombres y mujeres que nunca en la historia existió en los medios tradicionales. Según estimaciones, hay un 60% de fundadores hombres y 40% mujeres. Pero el estudio que realizamos en SembraMedia marca que en el 62% de los medios hay al menos una mujer liderando. Es un número sin precedentes. Esa presencia de mujeres en espacios independientes en Internet ha amplificado la causa muchísimo. No solamente hay mujeres liderando sino también hombres deconstruyéndose y pensando en cómo dar debate y espacio a este tema y hacer contenido inclusivo. Lo que me llama la atención es que se lanzaron medios específicos sobre el tema, algo que me fascina. En la Era de la Posverdad, que existan estas iniciativas, que entienden como usar métodos periodísticos sofisticados para respaldar determinados reclamos sociales, me parece una evolución total, de los medios y la sociedad.

  • ¿Cómo afecta al panorama de los medios digitales lo que aconteció hace pocas semanas con Facebook?

La situación de Facebook lo que hace es evidenciar algo que ya sabíamos pero nunca había sido usado en nuestra contra, o no sabíamos que se había utilizado con ese fin. Es un hito dentro de la vida digital. Simboliza algo que no estamos con muchas ganas de ver. Realmente todos sabíamos en el fondo que esto pasaba. ¿Esta bueno?: no, ¿es democrático?. Internet tiene estas cosas, hay muchos ‘ni’: ni esta bueno ni esta prohibido. Es bueno hacerse todos estos planteos, pero Internet no sigue todas las lógicas o normas que nosotros tenemos en nuestra vida cotidiana. Así como pasa con Facebook, ocurre lo mismo en todos los ecosistemas digitales. Es algo complejo.

  • El año pasado, la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos le dió el fin a la Neutralidad de la Web, que pregona ciertas normas y conductas a llevar a cabo por las telecomunicadoras a fin de no perjudicar ni beneficiar a ningún usuario u empresa. También aconteció la fusión entre Clarín y Telecóm, y actualmente buena parte de las telecomunicaciones a nivel nacional pertenece al Grupo Clarín. ¿Podría llegar a pasar algo así en Argentina, de que, como ocurrió en el país norteamericano, se elimine la Neutralidad de la Web a sabiendas de la política llevada a cabo actualmente por el gobierno?

Nunca digas nunca. A mi me llama la atención todo lo que duró el libre albedrío en Internet. Habiendo estado en China, viví en carne propia lo que es no tener libertar en la red y es algo completamente manejable con un poco de esfuerzo. Tiendo a pensar que es difícil que se mantenga este nivel de independencia con el paso de los años, pero es algo muy necesario. Me puedo imaginar todo. Me preocupa también la concentración de medios. A la Argentina le viene bien la diversificación de voces. No solo por la pluralidad, sino también en cuanto a negocios. Si hay muchos medios diversificados en lugar de un gran medio gigante, esas personas pueden vivir bien, hay sustentabilidad económica. Pero lo más importante es que, mientras sigamos haciendo un periodismo libre y digital, vamos a poder seguir ofreciendo cosas distintas.

  • Cuando entraste a TEA, ¿te imaginabas este presente?

No. Cuando entré a TEA yo venía de estudiar Cine, porque me dí cuenta de que me gustaba escribir y por la falta de industria. Todo pasaba afuera y no me imaginaba yendo a vivir a otro lado para trabajar de cineasta. Era algo que me desmotivaba. Y cuando arranque pensé: “tengo que salir de acá con un plan”. Yo nunca me vi como la escritora de una redacción. Tenía muy claro que iba a terminar la facultad con un horizonte y siempre pensé que mi proyecto independiente era una universidad más, mi educación. No pensé que las cosas iban a cambiar tanto las cosas. Es muy difícil imaginarse el futuro hasta que pasa.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *