Lyon v Paris Saint Germain - UEFA Women's Champions League Final

El proyecto del fútbol femenino de Lyon

│Por Guido Antonelli

Hace 15 años, el presidente del Olympique Lyonnais de Francia decidió invertir en el fútbol femenino para distinguirse del resto de los grandes de Europa. Actualmente, cuenta con uno de los equipos más exitosos del mundo. 

——————–

FC Lyon es un club amateur de fútbol y de rugby de Francia que a principios de la década de 1990 obtuvo cuatro veces la Copa de la Liga y llegó a ser el equipo más importante de fútbol femenino en su país. Corría 2004 y Jean-Michel Aulas, presidente de Olympique Lyonnais desde 1987, quería que su club tuviera algo que lo hiciera diferente a los demás. Al enterarse que FC Lyon participaba de la semi-profesional “Division 1 Féminine”, Aulas adquirió a este equipo y llevó a las jugadoras a Olympique Lyonnais.

En su primer año se probaron varias futbolistas europeas que se vieron atraídas por este proyecto deportivo y llegaron a la final de la Copa Francia. Con un plantel ya afianzado, en la segunda temporada volvieron a ser finalistas de la copa doméstica. El primer título fue la Division 1 2006/2007, pero lo que nadie imaginó en aquel momento fue que las “Lyonnaises” ganarían doce ligas consecutivas entre la mencionada y la 2017/2018. Además, llevan ganadas 5 Champions Leagues -el equipo más ganador- y siete copas locales.

El 2009 fue el año que marcó un antes y un después en el proyecto deportivo. El fútbol femenino francés se profesionalizó por completo y la ciudad de Lyon firmó un acuerdo con el club que consistía en un subsidio de 196.000 euros anuales hasta 2012 -luego se extendió- para promover el desarrollo de las divisiones inferiores tanto de mujeres como de varones. Esta política de igualdad de género permitió que las jugadoras juveniles se anotaran en la Academia de Fútbol sabiendo que contarían con las mismas facilidades e infraestructura que los varones. A su vez, logró que sponsors de la talla de GDF Suez -principal empresa francesa de energías renovables- invirtieran en el club.

En 2011, después de haber perdido la final el año previo, Lyon ganó la “UEFA Women’s Champions League” por primera vez. Si bien el plantel estaba conformado mayormente por francesas, la figura de la competición fue la delantera sueca Lotta Schelin, quien en los ocho años en los que jugó en OL convirtió 225 goles en igual cantidad de partidos jugados. La temporada siguiente repitió el título en la máxima competencia europea, cumpliendo el objetivo principal de Aulas de meter al equipo de fútbol femenino en el primer plano internacional. “Las chicas me han sorprendido”, dijo el presidente en los festejos de la Champions League 2011/2012.

En el último lustro, Lyon incorporó jugadoras extranjeras con contratos elevados si se los compara con los de otros clubes del viejo continente. La jugadora de la selección de Estados Unidos Megan Rapinoe jugó una temporada, mientras que la mediocampista alemana Dzsenifer Marozsán, la noruega Ada Hegerberg -ganadora del primer Balón de Oro femenino el año pasado y que lleva 189 goles en 153 partidos- y la holandesa Shanice van de Sanden aún forman parte del plantel. A su vez, la estadounidense Alex Morgan llegó a préstamo de Orlando Pride de su país para los últimos partidos de la Liga de Campeonas en 2017, obteniendo el título.

El salario de la mayoría de las futbolistas varía entre los 8.000 y 15.000 euros mensuales. El semestre en el que estuvo, Morgan firmó por un contrato de 25.000 € que fue destronado por los 30.000 que cobró Amandine Henry cuando regresó de PSG en enero de 2018. Después de la obtención de la Champions el año pasado, Ada Hegerberg renovó hasta 2021 por 40.000 € mensuales, batiendo un récord en la historia del fútbol femenino del club. De todos modos, están muy lejos de percibir un sueldo como los de los clubes estadounidenses.

Entre las jugadoras francesas se destacan la capitana Wendie Renard, la arquera Sarah Bouhaddi, la mediocampista Amandine Henry y la centrodelantera Eugénie Le Sommer. A principio de este año, la delantera Soledad Jaimes se convirtió en la primera jugadora argentina en la historia Lyonnaise.

Renard y Bouhaddi son las máximas ganadoras de la UEFA Women’s Champions League con 5 -todas, mientras que Henry y Le Sommer tienen cuatro títulos de este torneo en su palmarés. En 2016, Hegerberg, Marozsán y Henry -en ese orden- estuvieron en el podio en la entrega de premios a la Mejor Jugadora Europea del Año que la UEFA otorgó después de la Champions.

París Saint-Germain es el principal rival a nivel doméstico. El equipo capitalino aprovecha los ingresos provenientes de Qatar para pagar mayores contratos que OL, pero aún no pudo cortar con la hegemonía Lyonnaise ni en Francia ni en el resto de Europa (Lyon le ganó por penales la final de la Liga de Campeonas en 2017).

En el plano internacional, disputa contra Wolfsburgo un clásico moderno. Las alemanas vencieron a las francesas 1 a 0 en la final de la Champions 2012/2013, pero Lyon se vengó en el partido decisivo tanto en 2016 -por penales- como en 2018 (4 a 1 en el alargue). Al término de esta nota se habían enfrentado en el “Groupama OL Training Center”, con victoria Lyonnaise por 2 a 1 en el partido de ida de los cuartos de final de la presente edición.

Además de la capacidad de gestión del ambicioso presidente, a quien Hegerberg le agradeció la visión que tiene del fútbol femenino después de ser galardonada como la mejor jugadora de 2018, las futbolistas mejoran su rendimiento año a año. En un club que pregona la igualdad de género, las jugadoras llegaron a disputar partidos en el Parc Olympique Lyonnais (Groupama Stadium por cuestiones de sponsoreo) ante 20.000 espectadores. En tiempos donde el fútbol femenino está tomando mayor visibilización, el proyecto de Lyon es un ejemplo a seguir.



El artículo El proyecto del fútbol femenino de Lyon fue publicado originalmente en MaVa
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *