IMG_20181106_094758

El deporte como medio de integración

│Por Jonathan Rosenberg

El deporte puede ser considerado como una herramienta fundamental que hace posible la integración de personas con discapacidad. Son muchos los beneficios: aprenden a quererse, a tener confianza en sí mismos, a vencer los miedos, a explorar un mundo que no conocen, a generar empatía con los demás.

Jessica De Lorenzo es profesora de natación de Espacio Salud, club barrial ubicado en Villa Lugano que trabaja con personas con discapacidad. Para ella son un ejemplo de vida y una fuente de amor inagotable. Su objetivo no es sólo formar un vínculo con ellos sino dejarles una huella y mostrarles que si bien cada persona es diferente hay algo común que los une: el amor.

– ¿Cómo es trabajar con personas que tienen una discapacidad?

– Es una de las experiencias más lindas, lo disfruto muchísimo. Son personas que tienen mucha pureza en todo lo que hacen, lo que dicen, en sus gestos, en sus emociones. Cada historia es algo diferente, cada síndrome es diferente y puedo ver cosas que no conocía y que me enriquecen.

– ¿Qué tipos de actividades realizan?

– Según cada caso. Como primera medida hacemos la ambientación, la entrada al agua, el reconocimiento trabajando con los sentidos. Tratamos de ver cómo reaccionan con el agua en la cara, si se animan a entrar a la pileta. Muchos se guían siempre haciendo cosas repetitivas por ejemplo, buscan una pelota y la usamos para que a través de ella aprendan.

– ¿Cómo es el trato?

– Yo los trato como si fueran pares. Los reto, no por ser mala sino porque están acostumbrados a que la gente los tomen como “personas diferentes” y los malcríen. Esto no está bien. Les enseño que hay que ganarse lo que uno quiere, que todo se puede lograr con esfuerzo y veo que así se obtienen mayores logros. Las cosas que hago es en relación a lo que ellos mismos me cuentan mediante palabras o gestos, lo vamos descubriendo juntos. Todo está mediado por el afecto, por el vínculo que se genera con ellos.

– ¿Qué sentís cuando hacen las actividades?

– Siento orgullo. Los logros se dan si hay afecto de por medio, eso facilita el vínculo. Todo sale más fácil con un beso, un abrazo, alguna caricia para que vean que estuvo buenísimo lo que hicieron. También las familias están súper agradecidas con nuestro trabajo. Eso a uno le llena el corazón.

– ¿Ves que hay mucha discriminación con el que tiene alguna discapacidad?

– Sí, hay muy pocas piletas que aceptan a chicos con discapacidad o les cobran una cuota muy alta. Además muchos clubes no poseen un natatorio para rehabilitación y eso para mí es una forma de discriminar. Hay colonias que por ejemplo, le dicen a los padres que los cupos estás completos o que sólo los reciben si están con un acompañante terapéutico. Lo peor es que los chicos lo sienten y no está bueno generar eso en ellos.

– ¿Pensás que en el futuro las nuevas generaciones van a venir con menos prejuicios?

– Si bien se está tocando mucho el tema de las discapacidades y la integración, veo a muchos padres que siguen con ese prejuicio, con eso de “no lo mires porque se va a sentir observado” y hacen una diferencia que no está bien y los chicos copian esos modelos. Espero que se pueda modificar en algún momento aunque hoy en día no lo veo muy cercano.

– ¿Creés que el deporte es un medio para lograr la integración?

– Sí, totalmente. Es un medio que permite integrar todo tipo de discapacidad. Muchos lo ven como algo aterrador pero no es para nada así. En Espacio Salud se trabaja muchísimo con el tema de las discapacidades pero en la mayoría de las piletas cuesta ver eso.

– ¿Por qué pensás que los deportes adaptados tienen poca visibilidad?

– Primero por el hecho de que no se los televisa, no se los publicita. Yo estudie en el ISDE (Instituto Superior de Deportes) que está dentro del CeNARD y es un placer poder verlos entrenar y hablar con ellos. Muy poca gente lo ve así pero estaría buenísimo que canales de televisión lo hicieran más visible, que le den un lugar en su pantalla.

– Si la Jessica de 15 años ve hasta dónde llegó Jessica ¿qué sentiría?

– Estaría muy orgullosa. Jamás pensé en ser profesora de natación ni estudiar el profesorado de nivel inicial. Todo lo contrario, pensaba en ser contadora pero no me veía detrás de un escritorio. Lo mío es el contacto más que nada con chicos. A los 15 años no sé si pensaba que llegaría a esto pero hoy en día estoy súper feliz con el trabajo que tengo y queda comprobado en los logros que vamos teniendo con los chicos.



El artículo El deporte como medio de integración fue publicado originalmente en MaVa
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *