river

Desde el fondo del mar, a la cresta de la ola

|Por Nicolás Perdomini|

Un breve texto desde el descenso del Club Atlético River Plate a la Segunda División del Fútbol argentino hasta el regreso a Primera, con la posterior obtención de certámenes internacionales. Presidentes, entrenadores, jugadores y las campañas que se metieron en la historia riverplatense entre 2011 y 2015.

——————–

El principio de la historia, si así quiere llamarla, inició bajo la segunda gestión de José María Aguilar. El sábado 3 de diciembre de 2005 el exdirigente logró la reelección luego de un primer mandato donde consiguió tres campeonatos: Clausura 2002, Clausura 2003 y Clausura 2004.

Los segundos cuatro años en el sillón presidencial del club de Núñez no fueron para nada buenos. Incluso, algunos simpatizantes, lo catalogan como uno de los peores de la historia. Se pueden mencionar las malas campañas de los años 2005, 2006, 2007 tanto en el torneo local como también en el ámbito internacional. En 2008, River se consagró campeón de la mano de Diego Simeone del Clausura. Sin embargo, en el torneo siguiente –el Apertura- los “Millonarios” terminaron últimos en la tabla de posiciones con 14 puntos en 19 partidos jugados.

El declive comenzó a ser notorio y por los vestuarios de El Monumental desfilaron centenares de jugadores que nunca estuvieron a la altura de la camiseta roja y blanca y, también, entrenadores como Néstor Gorosito, Leonardo Astrada, Ángel Cappa y Juan José López, el heredero del desastre.

Aguilar abandonó la institución en 2009 luego de no presentarse a las elecciones que ganó Daniel Passarella quien no pudo enderezar el barco y lo llevó derecho al iceberg. El “Káiser” estuvo entre los años 2009 y 2013 donde no ganó títulos y sufrió el histórico descenso.

En 2011, el barco, luego del impacto frente a la roca de hielo, tocó el fondo del océano. En junio perdió la categoría frente a Belgrano de Córdoba. En la ida, fue derrotado 2-0 mientras que en su estadio no pudo revertir la situación e igualó 1-1. Sus hinchas provocaron grandes incidentes que no permitió que el cotejo llegara a su fin en óptimas condiciones.

Ya en la segunda categoría, llegó el turno de la vuelta de dos emblemas de la institución. Además de Carlos Sánchez, Martín Aguirre y Agustín Alayes, se sumaron a las filas del nuevo entrenador, Matías Almeyda, Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez.

El inicio, en cuanto a resultados, fue positivo. Sin embargo, el equipo dejaba que desear en el juego. A mitad de temporada, llegaron David Trezeguet y Leonardo Ponzio para aportar su granito de arena en la vuelta a Primera.  El paso en la B Nacional fue rápido. Apenas duró un año, aunque para sus hinchas fue eterno. Los dirigidos por Almeyda consiguieron 73 puntos en 38 partidos que los ubicaron en la cima de la tabla, seguidos por Quilmes, el segundo ascendido. Como dato, River nunca bajó del segundo puesto.

Para la segunda mitad del 2012 el club ya estaba nuevamente en Primera. Como novedoso, el entrenador le bajó el pulgar a Cavenaghi y a él “Chori” Domínguez lo que produjo cierto revuelo en el público riverplatense que se manifestaron indignados ante el trato a quienes volvieron en el peor momento de la historia.

En noviembre de ese año Almeyda fue despedido de River. Rápidamente, quizás por una jugada política, Daniel Passarella llamó a Ramón Díaz para reemplazar a él “Pelado”. El riojano aceptó y hasta fines de 2013 no pudo revertir la situación. En diciembre de 2013 se cumplió el mandato de Pasarella y el nuevo presidente de la institución, luego de ganar las elecciones, fue Rodolfo D’Onofrio. Y a partir de ese día, comenzó el auge que hasta el día de hoy vive el club.

D’Onofrio mantuvo en el cargo a Ramón Díaz con quien ganarían el torneo final 2014. Además, un dato no menor, es que River volvió a ganar en La Bombonera luego de 10 años con goles de Manuel Lanzini y Ramiro Funes Mori. Juan Román Riquelme había puesto el empate parcial con un exquisito tiro libre.

Luego del título, Díaz abandonó el cargo y su lugar fue ocupado por Marcelo Gallardo con quien hasta el día de hoy, el “Millonario”, vive una historia de amor. El “Muñeco”, con paso previo como entrenador de Nacional de Uruguay, sorprendió a propios y a extraños con su capacidad para influir en el rendimiento y en el ámbito psicológico de los jugadores. Rápidamente implementó un sistema ofensivo, asfixiante y dinámico que atrajo las miradas y el reconocimiento de todos los clubes argentinos. River volvió a ser respetado en el ámbito local e internacional.

Bajo el mandato de Gallardo, River consiguió la Copa Sudámericana 2014 (con eliminación a Boca incluida), la Recopa Sudámericana 2015, La Copa Libertadores 2015 (con una nueva eliminación al rival de toda la vida) y la Suruga Bank 2015. Quizás la cuenta pendiente sea el torneo local donde aún no logró mantener una regularidad durante todo el certamen producto de los diversos compromisos coperos.

En diciembre disputaran el Mundial de Clubes donde el objetivo será jugar una hipotética final frente alBarcelona de Messi y ¿Por qué no? Ganarles. A partir del 2016, la misión de Gallardo será muy difícil. Deberá lograr recomponer una plantilla diezmada por la partida de jugadores como Matías Kranevitter y Carlos Sánchez, fundamentales en su esquema y, además, motivar a jugadores que ganaron todo. La historia del resurgimiento continuará…



El artículo Desde el fondo del mar, a la cresta de la ola fue publicado originalmente en Fútbol y otras yerbas
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *