BOCA-CERRO30/10/2014ALFIERI MAURO

Con lo justo, Boca festejó sobre el final

│Por Federico Rodríguez

Boca superó la prueba y venció 1 a 0 a Cerro Porteño en La Bombonera, por el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana. El Xeneize buscó todo el partido, pero recién a 8 del final Gigliotti pudo destrabar el empate.

——————–

Debió ser por mayor diferencia, pero fue con lo justo. Boca sufrió el cerrojo de un rival muy duro, falló frente al arco y convirtió en figura al arquero visitante. Con la noticia del triunfo de River y la expectativa de un hipotético choque en semifinales, el Xeneize buscaba cumplir su deber y ganar frente a su gente para viajar tranquilo a la definición en tierras paraguayas.

El equipo del Vasco fue de menor a mayor. No se desesperó en el inicio, construyó su juego con el correr de los minutos y se solidificó en cancha. Un par de intervenciones fortuitas, como el centro de Colazo que, por el efecto de la pelota, casi se le mete al arquero visitante, pudieron ponerlo en ventaja sin más justificaciones. Con el pibe Cubas nuevamente insertado a la perfección en el sistema, el mediocampo fue de Boca. Fuenzalida y Meli llevaron peligro al arco de Barreto, sin demasiada trascendencia. El árbitro Carrillo dejó algunas dudas, como un agarrón en el área a Calleri y un codazo al Chiqui Pérez que apenas si fue sancionado. Precisamente fue el Chiqui quien a los 36 ensayó una suerte de chilena que el arquero Barreto logró controlar.

La mayor parte del complemento fue un monólogo del local. Boca comenzó a tocar la pelota, creció la figura de Gago y Chávez comenzó a ser abastecido para fundar el peligro. El ingreso de Martínez, en franca levantada, por Fuenzalida le dio aire al local y más opciones. Los del Vasco arrinconaron al equipo de Astrada y parecía que el gol estaba al caer. Chávez desperdició un mano a mano que pedía el centro atrás, y luego una buena oportunidad rematando por encima del travesaño. Boca no jugaba bien pero insistía. Colazo exigió al arquero rival. El pibe Cubas se ocupó de neutralizar cada avance visitante y de llevarse los aplausos de los hinchas.

A 15 del final, Arruabarrena sacó a Calleri para darle la chance a Gigliotti. A los 38 minutos, una buena pelota en profundidad habilitó a Colazo, que con un centro atrás defectuoso descolocó al arquero Barreto. Gigliotti, con el arco a su merced, la tuvo que empujar dos veces y, a medias con un defensor, infló la red para desahogar a una Bombonera que empezaba a preocuparse. 

Y hasta hubo tiempo para sustos. Porque Cerro reaccionó y Gamarra gambeteó con clase a Orión, antes de resbalarse ridículamente y perderse, con el arco vacío, lo que era el gol del empate.

Sufrió Boca, pero ganó. No fue con la diferencia ideal y ahora deberá superar otra difícil prueba en Paraguay para soñar con una semifinal superclásica por Copa, como no ocurre hace 10 años.



El artículo Con lo justo, Boca festejó sobre el final fue publicado originalmente en Todo Boca
Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *