spinetta

Belén Spinetta: “La lucha de las mujeres no sólo es reivindicativa, sino también política”

│Por Ramiro Speranza

Las cifras de femicidios en Argentina son alarmantes; hace años que no se reducen y, todo lo contrario, parecen ir en aumento. La violencia de género lamentablemente es un flagelo que se expande cada vez más y parece que a quienes les preocupa únicamente es a las mujeres y las organizaciones sociales, quiénes trabajan arduamente para disminuir las estadísticas y los casos y concientizar sobre la gravedad de la violencia machista, a pesar de la inacción del Estado Nacional, principalmente del gobierno de Mauricio Macri. En el pasado mes de mayo, el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” reveló que, desde 2015, 1139 mujeres fueron asesinadas, dando en total un femicidio cada 30 horas; y que, sólo en este 2019, ya son 133 las asesinadas, un número que, pasados algunos meses de su divulgación, seguramente sea mayor en la actualidad.

Belén Spinetta, dirigente del PTP, es una de las referentes de la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia de Género. El pasado 3 de Junio, en el marco de las actividades por la jornada nacional Ni Una Menos, las organizaciones autoras del proyecto de ley -tanto la Campaña por la Emergencia como CCC, CTEP y Somos Barrios de Pie- presentaron la iniciativa en el Senado de la Nación, buscando su aprobación en este 2019 tras varios intentos. La Periodista, Editora de Revista Chispa e Integrante de Comunicar Igualdad y Periodistas Argentinas en Red por una Comunicación no Sexista, dialogó mano a mano con Desgrabados donde se refirió al flagelo de la violencia de género y la inacción por parte del gobierno de Mauricio Macri, la no implementación real de la Ley 26485 y la trascendencia e importancia de los Encuentros Nacionales de Mujeres para el pasado, presente y futuro del feminismo.

  • ¿Cuál es la historia de la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia de Género? ¿Cómo se juntaron y empezaron a trabajar? ¿Tuvieron el apoyo de la fuerza política?

La Campaña por la Emergencia la constituimos en el año 2017, en el Encuentro Nacional de Mujeres, luego de que ese mismo año se cayera, en la Cámara de Diputados de la Nación, la media sanción de la Ley de Emergencia que se había promulgado en el Senado el año anterior. Lo hicimos para hacer más fuerte el reclamo y llevar acabo una campaña hacía el afuera, instalando este debate y haciéndolo de masas. La primer medida que tomamos fue llevar a cabo una campaña de firmas en todo el país; además, este verano hicimos una iniciativa llamada Verano Rosa, donde la idea era hacer distintos puntos rosas porque era el color de un pañuelo que diseñamos para identificar nuestra campaña. Y este año nos acercamos a las mujeres de los movimientos populares, que vienen luchando en la calle desde hace años, para diagramar juntas un proyecto en común, ya que nos parecía importante juntarnos y unirnos. La violencia es una problemática que atraviesa a todas las clases sociales, pero donde más golpea es en las mujeres de los sectores populares, qué entendemos están representadas por dichos movimientos sociales. Hicimos este proyecto de ley juntas este año y fuimos al encuentro de las diputadas para que nos den su apoyo.

  • Un reciente informe del Observatorio Ahora Si Nos Ven reveló que, en los últimos cuatro años, hubo 1139 mujeres asesinadas por violencia de género. ¿Por qué pensás que el número crece pese a todas las campañas que se han realizado en el último tiempo por parte de las organizaciones sociales? ¿La situación se agravó durante el gobierno de Mauricio Macri?

Si bien hay una visibilización de la problemática, y se viene discutiendo la iniciativa, el gobierno nos da la espalda. No hay políticas públicas profundas, con el presupuesto adecuado, para trabajar por un lado la prevención y por el otro la asistencia. Es por eso que el primer punto de la Ley de Emergencia que proponemos es que se destine presupuesto extraordinario, ya que actualmente es totalmente magro y no hay un despliegue total y territorial de políticas de prevención reales. Si uno hoy trata de consultar una estadística oficial o realiza una encuesta sobre si las políticas qué hizo el gobierno de Mauricio Macri ayudó a disminuir la violencia de género, no hay información; y nosotras entendemos que no fue así. No se puede saber si se agravó o se mantienen las cifras, porque no hay estadísticas oficiales; aunque si existen los bancos de las organizaciones sociales, aunque que se hacen a partir de la información que sale en los medios de comunicación, por lo tanto hay una parte que probablemente no nos enteremos que suceden, y donde dichas estadísticas muestran un agravamiento de la problemática. Pese a que hace 5 años se hace la jornada Ni Una Menos, y los 8 de marzo cada vez son más grandes, el gobierno no hace ni dice nada en concreto para asistir, prevenir y aplicar efectivamente la Ley 26485, una ley muy buena pero que esta vaciada de presupuesto y sin aplicación real.

  • Pese a que la Ley 26485 habla sobre la prevención y los intentos de erradicación de la violencia de género para sancionar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos, ¿ves un cumplimiento integral por parte del Gobierno Nacional? ¿Sentís que, actualmente, exceptuando el trabajo de las organizaciones sociales, hay un desamparo contra la mujer?

Cuando hicimos la presentación de la Ley de Emergencia en la Cámara de Diputados, el pasado 24 de mayo, hablaron las mujeres de la economía popular. Una compañera, que se llama Miguelina Gómez, contó los padecimientos que viven día a día en el barrio, luchando contra el ajuste, contra el hambre, que van a los cortes de ruta, que van a los comedores, y después vuelven a la casa y tienen que enfrentarse a la situación de violencia en el ámbito intrafamiliar; que todos los días estallan casos nuevos de una compañera o una vecina que sufre violencia. Es mucha la impotencia que genera esta situación, porque nosotras no somos el estado, y los que tienen que dan respuesta son el gobierno y el Estado, nosotras damos las respuestas que podemos, pero son las autoridades la que tienen que reaccionar; y no se hacen cargo, porque los dispositivos barriales no funcionan, porque no se sabe donde denunciar y porque las mujeres quedan en un desamparo económico y social y por eso terminan quedándose con el violento. Hay un claro desamparo contra las mujeres, y nosotras, lo que podemos hacer, es seguir en las calles, denunciar esta situación y seguir poniendo el tema en agenda hasta que se declare la Ley de Emergencia, para que se destine el presupuesto adecuado. En un contexto electoral como éste, tenemos que enfatizar en que todos los candidatos y candidatas tienen que tener propuestas y medidas concretas alrededor de las problemáticas de las mujeres.

  • ¿Pensás que, con este gobierno, se puede llegar a aprobar la Ley por la Emergencia en Violencia de Género o considerás que, en ese sentido, es necesario que haya un cambio de gobierno para que esto ocurra?

Nuestras organizaciones sociales pelearon en el año 2017 por la Ley de Emergencia Social y la consiguieron, eso fue una inyección presupuestaria grande, tanto para el salario social complementario como para las cooperativas de la economía popular. Nosotras creemos que si podemos ser más en la calle, a cualquier gobierno le podemos arrancar lo necesario. Obviamente este gobierno que prioriza el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y cumplir con el compromiso del pago de la deuda externa, no tiene como prioridad este tema, por lo tanto vamos a seguir luchando y denunciando. Quizás un cambio de gobierno sería un mejor escenario para el movimiento de mujeres. La lucha de las mujeres no sólo es reivindicativa, sino también política, y tiene que ver con denunciar y aportar, desde nuestro lugar de feministas y de movimiento de mujeres, a que se vaya el gobierno de Mauricio Macri en las elecciones de octubre, porque con este no se aguanta más la situación.

  • Mucho se habla, y con motivos de sobra, de la marea verde, de la viralización de la lucha de la mujer. Pero, para que todo esto llegara, ¿Qué tan importantes fueron los 33 Encuentros Nacionales de Mujeres y los más de una década de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito?

Fueron transcendentales. No es posible pensar la actualidad del movimiento de mujeres y el feminismo, con todo este auge que se está viviendo actualmente, sin tener en cuenta que en nuestro país se hacen, hace 33 años, y este año vamos por el 34, los Encuentros Nacionales de Mujeres, que son como la columna vertebral del movimiento y que han permitido que, una vez por año, y en distintas ciudades del país, nos encontremos a hablar de la situación y tratemos de solucionar los problemas que tenemos que poner. Ni podemos dejar de lado que, en esos encuentros, nació la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Por lo tanto no se puede explicar nada del movimiento si no se tienen en cuenta los encuentros, que son horizontales, plurales y autoconvocados, donde todas vamos a participar a título personal como mujeres, más allá de si tenemos una identidad partidaria, religiosa, política o de clase, y eso es lo bueno que no tenía nuestro movimiento antes de su existencia. Se combina por un lado un momento histórico del pueblo argentino y las mujeres, y la actualidad y el auge que se vive a raíz de la juventud, una unión del presente y la historia. No se puede ver sólo la fotografía del momento.

  • Se cumplió un año de la histórica media sanción de la ILE en Diputados. ¿Cómo viviste lo ocurrido el año pasado, con las calles pintadas y desbordadas de verde en una jornada histórica? Luego te tocó exponer el 10 de julio pasado en el Senado y, finalmente, la ley no salió. ¿Pensás que este año se puede dar, que puede ser el que se dé el Aborto Legal?

Todo lo que ocurrió el año pasado lo viví con mucha emoción porque la problemática del aborto a las mujeres nos pasa por el cuerpo. No estamos hablando de una reivindicación cualquiera, sino del derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y de la discusión de que el aborto es una realidad que se realiza en la clandestinidad y donde las que mueren son las pobres, por lo tanto fue muy movilizante todo lo que pasó el año pasado. No pensábamos que íbamos a lograr poner un millón de personas en las calles sólo en el congreso, y agregándole el otro millón en el resto del país. Entiendo que fue un avance muy grande y un salto enorme la media sanción. El Senado nos dio la espalda pero no hay que ver eso como una derrota, es todo ganancia, y creo que este año es muy difícil que se sancione porque la Cámara de Senadores sigue siendo igual. Creo que debemos apostar a la media sanción en Diputados y dejar el debate en el Senado para cuando se renueven las bancas a partir de diciembre, luego de las elecciones. El aborto es un problema de salud pública y de clase; hay que hacer políticas pensando en atacar los problemas que golpean a la sociedad y este es uno de esos. Este año tuvimos varios casos de niñas obligadas a parir y de mujeres que siguen recurriendo a abortos inseguros, por lo tanto la problemática ya está instalada. Ahora el Estado tiene que dar respuestas.

  • Se viene el Encuentro Nacional de las Mujeres en La Plata que se realizará en la Provincia de Buenos Aires, con la cantidad de habitantes que esta tiene y con figura de Vidal como Gobernadora, teniendo en cuenta lo que significa para Cambiemos. ¿Qué expectativas hay y que prevées que va a significar esta movilización que, pese a que es cotidiano, cada vez hace más ruido, y más en pleno año electoral?

El Encuentro Nacional de Mujeres va a ser un hecho político muy importante, como todos los años, pero con la particularidad de que este año va a ser en la Ciudad de La Plata, en la provincia gobernada por María Eugenia Vidal, y a una semana de las elecciones, por lo que nuestro movimiento, que viene siendo opositor a la política de Macri, se va a expresar con más fuerza que nunca. Hay que tener en cuenta también la necesidad de masificar, de ser cientas de miles y muchas más para garantizar que el encuentro siga existiendo tal cómo es, que le sirva a todas las mujeres. Yo creo que, por la ubicación geográfica, va a ser mucho más grande que la del año pasado, cuando fuimos 60 mil en Chubut; imagínate en la Provincia de Buenos Aires, y más precisamente en la La Plata, esperamos un piso mínimo de 200 o 250 mil mujeres. Por lo tanto nos preparamos como todos los años, con todo para defender el carácter del encuentro, para que siga siendo horizontal, plural y autoconvocado, para que todas podamos discutir en los talleres, para que se escuchan las voces de todas y para qué golpeemos a la política de Macri y Vidal en ese contexto.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *