barsa

Barcelona 3-0 River – Campeón Mundial de Clubes 2015

│Por Alejandro Carnero

Con goles de Lionel Messi (´35) y Luis Suárez (´49 y ´68), Barcelona venció (3-0) a River y se consagró Campeón del Mundial de Clubes 2015 (por tercera vez).

El océano insalvable que separa el potencial del fútbol sudamericano del fútbol europeo. River cayó por decreto y fue goleado.

BARCELONA FC: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano (Vermaelen, 81′), Alba; Busquets, Rakitic (Sergi Roberto, 66′), Iniesta (C); Leo Messi, Luis Suárez y Neymar (Mathieu, 88′). DT: Luis Enrique.

RIVER PLATE: Barovero (c); Mercado, Maidana, Balanta, Vangioni; Kranevittter, Ponzio (Lucho González, 46′), Sánchez, Viudez (Driussi, 55′); Mora (Gonzalo Martínez, 46′), Alario. DT: Marcelo Gallardo.

Árbitro: Alireza Faghani (Irán). Estadio: International Stadium Yokohama (Nissan Stadium).

beto

Hinchas de River se congregaron bien temprano a la mañana (6.30hs.) en su estadio Monumental para palpitar la final del Mundial de Clubes ante Barcelona.

Cerca de 2.500 hinchas se reunieron en el microestadio de básquetbol, en el anillo interno del Monumental, debajo de la tribuna Centenario, para seguir las acciones en Japón y otros 500 lo hicieron en la confitería La Maquina, contigua al hall central.

Cuando las dos pantallas gigantes del microestadio proyectaron la salida de ambos equipos, los fanáticos hicieron una suelta de papeles como si estuvieran en el propio lugar del partido. El aliento fue creciente en los minutos iniciales, mientras River sorprendía a su rival con planteo audaz en la postura táctica.El entusiasmo también se registraba en cada una de las 100 mesas de la confitería, donde la ‘vedette’ de la mañana fue el café con leche con tres medialunas al precio de 40 pesos.

Todo transcurrió con creciente expectativa hasta el primer gol del encuentro, señalado por Lionel Messi en una jugada que todos los hinchas reclamaron por supuesta mano del rosarino. A partir de entonces, los reclamos e insultos al árbitro iraní Alizera Faghani fueron una constante.La bronca por esa acción polémica mutó con el correr de los minutos y se convirtió en desazón en la medida que Barcelona pudo concretar una supremacía evidente ya en el segundo tiempo.

La muestra más clara de ello fue la salida de algunos simpatizantes cuando el uruguayo Luis Suárez sentenció el marcador con el 3-0 a los 23 minutos del segundo tiempo.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *