winograd 3

Ariel Winograd: “Tenemos la oportunidad de hacer una película a la altura de Nueve reinas”

│Por Laila Rott

Todo partió de una idea clara: demostrar que podía robarse un banco sin efectuar ni un solo tiro. A partir de ahí, se craneó todo un proyecto que implicó una simulación. Mientras algunos actuaban un robo con toma de rehenes en la planta baja del banco, por debajo, a través de un boquete, se saquearon todas las cajas de seguridad. Tal fue la magnitud del caso que pasó a ser conocido como ‘El robo del siglo’. Hasta acá, podría ser una historia ficcionada, hecha por un buen guionista con los toques de suspenso necesarios. Pero no, efectivamente todo esto ocurrió. Y lo que había sido cinematográfico en la realidad, ahora llegará a la pantalla grande.

Es que Ariel Winograd, reconocido director argentino que se destacó ampliamente en el mundo de la comedia, fue convocado por AZ Films, Alex Zito, Telefé y Axel Kuschevatzky para recrear El robo del siglo. Para ello, tiene a su cargo a un dream team de actores: Guillermo Francella y Diego Peretti dirigirán a esta banda de ladrones cuyo único objetivo fue demostrar que la inteligencia puede más que la violencia.

-¿Cómo fue la génesis del proyecto?
-A mí me llegó de la mano de los productores de AZ Films, Juan Pablo García, y Telefé, con Axel Kuschevatzky. Me llamaron hace medio año. Ellos ya venían trabajando y desarrollando el proyecto hace varios años ya. Se basaron en el libro de Rodolfo Palacios. Después de bastante tiempo, se dio para filmarlo ahora. Es un proyecto que tiene mucho trabajo atrás.

-¿Te sorprendió la propuesta? Sos un director bastante asociado a la comedia.
-La película tiene bastante más comedia de lo que uno se puede llegar a imaginar.
 Cuando te ponés a investigar, a leer y ver cómo fue toda la historia, en parte es gracioso lo que hicieron. Armaron un robo express arriba para, en realidad, hacer un robo abajo a través de un boquete. Fue una modalidad que nunca se había hecho. En estos cinco personajes hay un gen bastante argentino en el cómo lo hicieronEntonces, la película inevitablemente va a tener bastantes tintes de comedia. Ellos fueron con armas de juguete, armaron una simulación para ganar tiempo. Fueron ladrones actuando de ladrones arriba mientras abajo sucedía otra cosa.

-Pero también tiene mucho de policial.
-Sí, obviamente que tiene la estructura de una película policial.
 Pero sus personajes son bastante entrañables. Es un robo donde no hubo ni siquiera un disparo. Como decía antes, hablando desde el campo de la ficción, tiene mucho más tinte de comedia de lo que parece. Además, con Guillermo y Diego a la cabeza, la película necesariamente va a tener bastante humor. Sus personajes actuaron de una manera bastante profesional y poco profesional a la vez. Lo hicieron con recursos inventados por ellos.

-¿Pero esto implica salir de una zona de confort? Por más que ya habías transitado el policial con Vino para robar.
-Esa película ya tenía bastante de robo a banco. Fue un homenaje que quise hacer a un cine de Hollywood más clásico. No sé si es salir de mi zona de confort porque mis toques de comedia van a estar. Cuando leía el libro de Palacios, era todo tan absurdo cómo lo planearon. Pero eso no quita que va a estar filmado con los recursos, el verosímil y la forma de un policial. Además, dándole mucha importancia a esta simulación del doble robo. Ahí se pone más interesante la cosa.

-Cuando leía notas de Fernando Araujo planteaba cómo este robo surge no de la necesidad económica, sino del deseo de demostrar que era posible. Hay como una romantización de la delincuencia en ese sentido.
Sí, visto desde afuera, el robo tiene algo de romántico en ese punto. Es como una gran obra de arte. Como decíamos antes, simular un robo arriba para llevar el gran golpe abajo y sin efectuar ni un solo tiro. Pero siempre hay que hablar desde la ficción, porque sino parece que uno avala todo lo que sucedió. Esta película es la historia de un romántico que quiere hacer un robo perfecto y completamente inesperado.

-¿Cómo fue el armado del guión?
-Se trabajaron varias versiones y terminamos de armar una en la cual estábamos todos contentos y cómodos para hacerla. Fue parte de los varios años de trabajo de la película. Todo fue un proceso natural. Cuando a uno lo convocan como director, lee todo lo que ya venían trabajando y comenta las sensaciones de qué cosas siente más flojas o cuáles cambiaría.

-En ese sentido, ¿qué priorizaron?
-Lo que se hizo fue tratar de ser lo más fiel posible al libro de Rodolfo Palacios, que se basaba en todas las entrevistas que le hizo a Fernando Araujo. Incluso ahí hay dibujos hechos por él que cuentan la historia paso a paso. Nos basamos en ese libro porque queríamos ser lo más parecido a la historia real. Hay cosas de la historia que cuando las lees son inverosímiles pero que sucedieron de verdad. Eso es lo más impresionante. No tenemos necesidad de inventar algo porque todo lo que pasó ya es una película en sí misma. Es súper cinematográfico todo desde que empieza hasta que termina.

-¿Fernando Araujo es co-guionista y productor de la película, no? Así lo comentó él.
-No te puedo dar esa información. Hay cosas que a nivel producción no te puede decir.

Para la filmación, fue necesario recrear todas las escenografías del banco y los ductos por los cuales los ladrones escaparon.

Para la filmación, fue necesario recrear todas las escenografías del banco y los ductos por los cuales los ladrones escaparon.

-¿Cómo fue el armado del elenco?
-La primera elección del elenco ya estaba cuando yo entré al proyecto. Guillermo ya venía trabajando hace bastante tiempo con ellos y cuando aparecí yo, entró Diego Peretti. Después, fuimos armando toda la banda que es Pablo Rago, Rafael Ferro, Mariano Argento y Luis Luque. No puedo adelantar nada más (risas).

-¿Considerás que es un gran salto en tu carrera este proyecto? Hay grandes productores detrás, una historia conocida.
-No, no sé si lo veo de esa manera. La verdad que para mí todas mis películas son importantes. Quizás es el proyecto que más conocimiento tiene, en el sentido de que toda la gente conoce la historia. Es algo que genera mucha expectativa, muchos ya quieren verla. A cada persona a la que le cuento que voy a hacer este proyecto se súper interesa. Esa es la diferencia con mis otras películas, la historia ya está dentro del imaginario popular.

-Pero además dicen que es lo que inspiró a La casa de papel.
-Si eso comentaron. Pero lo que tiene este proyecto de interesante es que tenemos la oportunidad de hacer una película a la altura de Nueve reinas. Hay una cosa del gen argentino en la forma en cómo lo hicieron. Pero después, volviendo a lo anterior, cada película uno lo toma con la misma pasión y la mismas ganas. Solo que al ser muy popular, genera una expectativa más alta.

-Igualmente, es un momento de mucha repercusión en tu carrera. Además de esto, están todas las remakes de Mamá se fue de viaje.
-Esas son cosas que se dan. Cuando hicimos esa película esperábamos 400 mil espectadores y terminaron siendo más de 1 millón. Yo prefiero no pensar y ponerle siempre las mismas energías a todo. Con las películas después suceden cosas que son ajenas a uno, cuando el público las agarra o no. De repente, Mamá se fue de viaje se volvió un fenómeno de ventas y la están haciendo en siete países. No es algo muy normal. Pero es algo ajeno a mí. Me costaría pensar que lo que estoy haciendo ahora es el proyecto de mi vida o que nací para contar esta historia. No lo siento de esa manera. Sí pienso que es una historia muy interesante, con un elenco soñado obviamente.

-¿Qué me podés adelantar del rodaje y el estreno?
-Va a durar siete semanas. Como te dije antes, armamos todas escenografías y vamos a filmar en Acasusso y en Congreso. Creo que la fecha de estreno es enero del año que viene. Hay fechas fuertes durante el año y para Agosto ya no llegamos a terminarla.

-Por último: ¿cuáles son las expectativas ante este inminente rodaje?
-Estoy muy contento. Hicimos un trabajo muy fuerte de preproducción y estamos con muchas expectativas y ganas de salir a filmar. Hicimos muchos ensayos para llegar bien a cada uno de los personajes. Hay mucha ambición detrás en el armado de toda la escenografía. Construímos un banco de 0, los túneles y los ductos por donde se escaparon. Hay unas movidas que son bastante grandes y eso nos da más ganas aún.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *