marón

Alejandro Marón: “Los Promedios establecen una mirada a largo plazo y estaría bueno que se mantengan”

│Por Ramiro Speranza

Alejandro Marón es abogado, un especialista en materia de derecho deportivo, pero por sobre todo es dirigente. Presidió el Club Atlético Lanús, del que es hincha y fanático, en tres oportunidades (2003-2006, 2006-2009 y 2012-2015); con mucha labor no solamente ayudó a la recomposición económica y deportiva de la institución de Cabrero y Guidi sino que también al puntapié y surgimiento de los mejores años de su historia. Dicho trabajo lo llevó a integrar y obtener un lugar tanto en la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) como en la FIFA, dos de las entidades a nivel fútbol más importantes del planeta. Es considerado por sus pares como uno de los dirigentes más importantes que tiene el fútbol argentino y sudamericano. En un mano a mano con Desgrabados, analizó el presente del deporte a nivel nacional, se mostró crítico y disconforme con el doble comando entre AFA y Superliga, se refirió a la intención de eliminar los Promedios de la máxima categoría, la importancia de la capacitación dirigencial y trascendencia del derecho deportivo y, por supuesto, también habló de la actualidad de su querido Granate.

  • ¿Cómo analizás el presente del fútbol argentino a nivel deportivo e institucional? ¿Sentís que la crisis que sufrió en los últimos años quedó atrás, que lo peor ya pasó?

Yo creo que es un tema que daría para debatir mucho. Hay que situar en contexto también una cuestión temporal en lo que tuvo que ver con el fútbol que fue el fallecimiento de Julio Humberto Grondona en 2014 y, por ahí, quizás, el hecho de que la dirigencia del fútbol argentino no estaba preparada para que eso ocurra y buscar, a través de los métodos institucionales, una continuidad de un modelo de gestión. Con lo cual se abrío un camino nuevo, donde quedó en evidencia que no se estaba preparado para esa situación, algo que permitió que ocurriesen todas las situaciones traumáticas que son de público conocimiento; el 38 a 38, la nula gimnasia en lo que tiene que ver con la cuestión electoral y un montón de situaciones que determinaron que, entre ese año y el 2017, donde se recuperó la institucionalidad de la AFA, pasara de todo, desde la intervención de FIFA hasta otras cuestiones que son muy complejas y de las que lamentablemente no va a ser fácil salir tan rápidamente. Fue muy bueno retomar la senda de la institucionalidad pese a que nunca fui partidario de este doble comando entre AFA y Superliga. Entiendo que su creación se dio en el marco de las negociaciones políticas para lograr ese paso, y que determinó que la Primera División de alguna manera consintiera la lista que terminó proclamándose en el 2017 y recibiendo, como contrapartida, el tema de la Superliga. Más que como solución de fondo lo atribuyo a una cuestión coyuntural donde el objetivo máximo era la re institucionalización de la AFA; sirvió para ese momento pero desde ese instante estaba claro que ese doble comando en algún momento iba a ser agua, porque las competencias quedan en una situación compleja e irregular; hoy lo estamos viendo con la clasificación a las copas. También se da en temas relacionados al arbitraje o por cuestiones de cierre de contratos y varias cosas donde hay un gris en cuanto al manejo de dicha situaciones. Espero que todo esto vaya acomodándose de a poco y que el fútbol argentino tenga una organización como la que todos esperamos.

  • ¿No es contradictorio que existan dos entes que regulen, en algunos casos, cuestiones relacionadas al fútbol argentino como es el caso de la AFA y la Superliga como puede ser el caso también el ejemplo del tribunal de disciplina siendo Superliga la liga donde se juega el campeonato y AFA siendo quién regula las sanciones?

Si, más que una contradicción hay una irregularidad en cuanto a qué organismo tiene que manejar cada cosa, las competencias que tiene atribuida a una u otra entidad. Creo que no va a pasar mucho tiempo antes de que se vuelva a unificar nuevamente eso en la Asociación del Fútbol Argentino. Ojalá que todo esto sirva para seguir creciendo y aprendiendo de cosas que se hicieron mal en el pasado y poder tener reglas claras y que se cumplan. Lo que ha pasado en estos últimas semanas me resulta muy grave, la cuestión de que las sanciones por la falta de cumplimiento se revean y retrotraigan. Clubes como Lanús desde hace muchos años vienen haciendo esfuerzos como para conseguir ganar campeonatos, no sólo lo deportivo sino también en lo económico, que es lo más difícil cuando uno es dirigente, el poder tener las dos variables que funcionen bien. Tienen que existir los premios y las sanciones, por ahí no tan severas, pero sanciones al fin, como para que el que ve la tentación de no cumplir encuentre el límite en la posibilidad de una sanción.

  • ¿Que opinión tenés respecto a los Promedios y la intención de eliminarlos de la máxima categoría del fútbol argentino?

El de los Promedios es un tema complejo por varios aspectos. En primer lugar porque los propios protagonistas que tiene la posibilidad de legislar, y que son los dirigentes, al momento de hacerlo también están viviendo su momento, lo que hace difícil tomar distancia. Cuando uno legisla lo hace por el bien común, no solamente hoy y para la semana que viene sino para un período mayormente más largo. Aquellos que tienen que legislar y decidir sobre qué se debe hacer a su vez forman parte de equipos que hoy están comprometidos con el tema de los descensos, ya sea para bien o para mal. Yo creo particularmente, más allá de lo que es Lanús, que hoy se vería beneficiado por su quita, que los deberían mantenerse. Porque fuera de la cuestión coyuntural de cuántos puntos tiene tu equipo hoy, y si le conviene o no, los promedios son una de las pocas cosas en el fútbol argentino que establece una mirada a mediano y largo plazo y estaría bueno que se mantengan. El que desciende no lo hace por un campeonato ni por 25 ni por 30 ni por 38 fechas, lo hace porque hizo las cosas mal durante un periodo de tiempo bastante amplio de análisis. Sí creo que no se logró encontrar una herramienta buena como para que el que recién ascendió, que tiene que sacar una cantidad de puntos muy importante al principio, pero para el resto me parece que es una medida y una herramienta que mide a largo plazo. No es que si vos tuviste una mala racha te podes ir al descenso y tirar por la borda todo un proyecto tenés que tener un conjunto de malas decisiones deportivas dirigenciales y demás que terminan influyendo. Está ahora el caso de Tigre, que está jugando bárbaro y salió campeón de la copa de la Superliga, pero este nivel lo tuvo los últimos dos meses, para irse al descenso acumuló una campaña de dos o tres años, ahí es donde yo creo que, en un país que no mide a proyectos a mediano y largo plazo, incluso por fuera del fútbol, el promedio era una de las cuestiones que, a mí modo de ver, lo hacía. Por eso yo creo que sería bueno que se mantengan.

  • ¿Sentís que el reclamo y el derecho deportivo está bien visto por los hinchas? Teniendo en cuenta lo que significa hoy la palabra “escritorio” en las canchas y los últimos casos, con las sanciones recientes a Huracán y San Lorenzo y la posibilidad de que se retrotraigan, habiendo habido en este último presión de los simpatizantes y hasta acusaciones políticas.

Yo creo que sí, pero más que eso, yo creo que si el hincha y el socio ve que las reglas y los reglamentos son claros y que hay una situación de igualdad ante la ley y demás, consiente, pero vivimos en un país en donde estamos acostumbrados a que siempre hay una variable como para tratar de buscar la forma de no cumplir con la normativa vigente. No perdamos de vista que acá hubo un club como Temperley que tuvo que estar cerrado por una quiebra casi 2 años, que por suerte pudo volver y hasta jugó en Primera División y demás, mientras que hubo otro club donde, en su caso, se sancionó hasta una ley a la medida para evitar esto, como fue el caso de Racing. Eso es lo que creo, que la sociedad futbolística recibe como un mal mensaje si hay una norma y se infringe; aunque sea el club más poderoso o menos poderoso debe recibir una sanción. En esta nueva etapa del fútbol argentino lo que se necesitaría es eso. A nosotros como club, en Lanús, nos ha pasado en libros de pases de ir a buscar un jugador ‘x’, ofrecer una determinada oferta económica y saber que estás perdiendo la posibilidad de contratar a esa persona contra otro qué hace un ofrecimiento muchísimo mayor y sabiendo encima, desde ese día, que no le va a cumplir; entonces eso, si no se encuentra un límite dentro de una sanción, la que sea, después la podemos analizar, va dotando al fútbol de un englobamiento e inflación al mercado que se termina provocando producto por el hecho que hay alguien que, irresponsablemente, hace una oferta económica que ya desde el día en que él hace y lo firma sabe que no lo va a cumplir. Hay que tener las reglas claras. Es complejo el tema. Se debe poner sobre la mesa muchas variables como para asegurar la responsabilidad dirigencial a la hora de tomar decisiones económicas y deportivas.

  • Cualquier socio puede ser dirigente, ¿pero cualquiera puede ser dirigente? ¿Cómo se capacita a una persona para llevar a cabo un rol clave cómo es la administración y la gestión de una institución deportiva.

Yo puedo hablar a partir de la experiencia de lo que es Lanús. En el club afortunadamente hay arraigado, desde ya muchos años, una tarea de hacer las inferiores como dirigente. En mi caso particular, yo empecé desde muy abajo a los 23 años, comencé a militar y a sumarme a distintas tareas dirigenciales menores y fui aprendiendo y conociendo, viendo cómo actuaban los responsables y referentes de esas épocas, hasta que me tocó la oportunidad. Más allá de que uno también sobre la marcha va aprendiendo, porque no es lo mismo ver cómo es y qué te cuenten cómo es, a cuando te toca protagonizarlo, ya sea como dirigente o como todo en la vida. Se necesita una preparación y conocimiento. Me parece que ese es el camino. No es que hay alguien que cae en el club, como he visto en varios clubes, y cómo fue exitoso en algo que tiene que ver con, por ejemplo, una empresa u otra actividad económica, llega a tener un cargo dirigencial en la institución. La tarea del dirigente reúne montón de cosas que van más allá del solo hecho de la gestión deportiva. Es algo lógico, hay mucha gente que fue exitosa en otras actividades y llega a los clubes y el fútbol y le va muy mal. Hasta a veces siento que se menosprecia la labor dirigencial y parece una tarea menor ser presidente o vicepresidente de un club. Y ser presidente de Lanús, sin dudas, fue lo mejor que me pasó. Por un lado te da una enorme emoción y por el otro sentís una responsabilidad tremenda por tener que guiar los destinos del club que amas.

  • ¿Qué opinión tenes respecto a las Sociedades Anónimas Deportivas y el interés de un sector del poder y el gobierno nacional de instaurarlas en el fútbol argentino?

Nosotros como club, y en términos personales también, somos fervientes defensores de las Sociedades Civiles sin fines de lucro. Lanús no podría existir ni tendría sustentabilidad y viabilidad en otro formato que no sea ése. Lo del proyecto de las Sociedades Anónimas Deportivas, que tuvo un debate fuerte durante el menemismo y que ahora, durante este gobierno, también fue insinuado, apunta a ir sobre un negocio que es el fútbol. Acá lo que tenemos que entender es que hay un modelo de club que va más allá del deporte en sí y que, por ejemplo, clubes como Lanús encuentran el “efecto derrame”, algo que lo genera el fútbol, propagando y distribuyendo recursos económicos para sustentar todas las ramas deportivas qué son deficitarias en ese sentido, y qué son las que redundan en beneficio de la comunidad que rodea a dicha institución. En una ciudad como Lanús, que tiene 500 mil habitantes, y un promedio de ingresos per cápita medio bajo, y más en situaciones de crisis como la que se están viviendo actualmente, lo primero que tiende a verse afectado es el club y la cuota social, que pasa a ser un artículo secundario, eso significa que es prácticamente imposible cobrarle el costo que tiene una actividad a un chico o chica que la practica o lo que representa a nivel costo para el club mantener dicha actividad. Esa imposibilidad hace que de algún lado vos los tengas que subsidiar. Y lo que genera esos ingresos económicos para cubrir el déficit operativo es el fútbol. El proyecto de las SAD, son lisa y llanamente, para que un privado haga negocios con lo que hoy es un ingreso económico que va en beneficio de la comunidad. Va a haber siempre gente que intente meterse. Creo que hay que estar muy atentos y tener la guardia alta en ese sentido porque en los últimos tiempos han existido pruebas de ensayo intentando esto y fue tan fuerte la oposición, con argumentos similares a los míos, que retrocedieron. El fútbol profesional es un negocio que genera muchísimo dinero y siempre hay gente que está atenta a ver cómo puede ir por ese motín.

  • ¿Cómo ves el crecimiento y la profesionalización del fútbol femenino a nivel nacional?

Yo creo que es una actividad que los últimos años ha tenido un crecimiento exponencial que, por ahí hace unos cuantos años, era más de sectores minoritarios, y hoy las chicas juegan a todo nivel en los colegios, en los barrios y en los clubes también. Es algo que explotó literalmente y que generó una movida muy interesante, que coexiste temporalmente con la verdadera y única revolución que se vive en estos días a nivel social, que es la revolución de los derechos de la mujer. Yo tengo hijas mujeres y veo la concientización que hay, la gran reivindicación de derechos es algo para aplaudir. Es impresionante lo que se ha generado con la lucha feminista. Yo tengo 50 años y uno tiene la formación y la educación que uno ha recibido de cuando era chico, y me toca con mis padres que tiene 86 y 80, y ver como esa revolución ha logrado flexibilizar la cabeza de todos aquellos que veníamos con un chip mucho más arcaico incorporado me parece algo extraordinario. En cuanto al fútbol y la profesionalización, yo participé muchos años en FIFA y, desde hace mucho tiempo, viene trabajando en estimular asociaciones miembro al desarrollo del deporte; de hecho, en todo lo que engloba a las licencias de clubes a nivel internacional, y participación de competiciones a nivel continental, se estableció como una cuestión obligatoria. Ojalá que la profesionalización encuentre los recursos como para poder sostener económica y financieramente la actividad, algo que está pasando, por ejemplo, también en el tenis, donde no se pagan los mismos premios ni existe la misma cantidad de torneos a nivel masculino que en femenino. Ojalá que se puedan generar recursos para poder solventar esta profesionalización. Hoy en día parece una cuestión que viene con el apoyo de FIFA y CONMEBOL, en donde AFA recibe una ayuda para estimular y solventar todo ese desarrollo. A mí se me abre un interrogante a futuro, el ver cómo la actividad puede también generar esos recursos y que los clubes acompañen y apoyen todo el movimiento.

  • ¿Cómo analizas el presente del Club Atlético Lanús?

El presente del club es muy bueno en términos institucionales y económicos. Lamentablemente no estábamos acostumbrados a convivir con la situación que actualmente se atraviesa en materia de Promedios. Eso digamos que genera malestar. No hay que perder de vista qué hay muchas generaciones de chicos más jóvenes de los hinchas de Lanús que no conocen esto. La última vez que vivimos algo similar fue hasta 2006, de ahí en adelante, hasta este año, no tuvimos que mirar la tabla de los Promedios, eso te genera también una cierta incomodidad e inquietud. El proyecto del club no es el mismo con Lanús en Primera División que en otra categoría. Es algo por lo que se debe estar muy atentos. La presencia de Luis Zubeldía en el plantel, y la expectativa y buena energía que género dentro del club, alimentan las esperanzas de salir rápidamente este presente, pero salvo eso, que tiene que ver con lo deportivo, en el resto de las áreas el club viene en la senda del crecimiento exponencial. Ojalá podamos rápidamente pasar este adverso momento, es difícil, incomodo y angustiante convivir con eso y cuando salís tenés la posibilidad de tomar otro tipo de decisiones.



Share on Google Plus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *